PALILLOS A LA MAR

  • Artesanía
  • Exposiciones
  • Eventos culturales

MIGUEL ACEYTUNO 1 12/02/2019

Que les voy a contar a ustedes del curro marinero. Pasas de horas y horas de aburrida guardia, donde lo único apasionante es ver cómo se mueve el minutero del reloj, a ver correr de capitán a paje (menos el cocinero, que la pitanza es sagrada) cuando todas las alarmas se ponen en rojo.

Así con un poco de suerte y Neptuno, el de los siete dedos de buenas (poca broma con esto al señor contramaestre), en tres viajes redondos pongamos de un refrigerado con fruta de Surinam a Algeciras casi te podías sacar una diplomatura en los ratos muertos. Otro tema era el también conocido amor marinero a la buena sobremesa, la baraja y la tertulia, pero de eso ya hablamos en otro artículo.

Al tema, que me pierdo. Los marineros son famosos por lo mañoso y hábil (y por otras cosas que mejor me callo).  Antaño los trabajos de jarcia eran un arte y aún hoy en día a pesar de lo exiguo de las tripulaciones rara es la avería con la que no se atrevan.

Es por este motivo que creo que la exposición que puede visitarse en la Illa Diagonal de Barcelona hasta el 23 de febrero será del interés de todos los hombres de la mar: una divertida exposición de maquetas marineras, escala 1/200, realizadas con palillos por Genís Torrent. No solo por lo reconocible de las obras –desde un Titanic a el recientemente desguazado Príncipe de Asturias, pasando por ese Voyager of the Seas que de vez en cuando se deja caer –escala uno a uno- por nuestro puerto. La talla en madera, el trabajo de coral, cáñamo o cualquier cosa con la que se pudiera crear una pequeña obra de arte forma parte de la tradición y cultura marineras. Si pasean por la Diagonal de Barcelona dediquen unos minutos… a ver qué se puede hacer con un poco de paciencia… y eso sí, muchos, muchísimos palillos. Lo dicho: palillos a la mar.

Buscador

Introduzca los términos de búsqueda