LA OMI ANUNCIA LOS GANADORES DEL CONCURSO DE FOTOS DEL DÍA DE LA GENTE DE MAR

  • Fotografía

NAUCHERglobal, Redacción 05/10/2018

Este año, la campaña anual que organiza la OMI en el transcurso del ‘Día de la Gente de Mar’ llevó a cabo por primera vez un concurso de fotos que ofrece una visión fascinante de la vida cotidiana del personal a bordo los buques.

El concurso de fotos invitó a mujeres y hombres que trabajan en el mar a compartir fotografías de cómo es para ellos "Un buen día en el mar", reflejando sus experiencias positivas del ambiente de trabajo.

La foto ganadora muestra una composición geométrica entre la cubierta del buque y el océano. El efecto visual inmediato es conmovedor, con claras referencias subyacentes a los arremolinados ritmos de la vida en el mar y la sólida dignidad del trabajo de los marineros. La fotografía fue enviada por Zay Yar Lin, un capitán de Myanmar.

Durante el concurso se recibieron más de 1.700 imágenes de todo el mundo, procedentes de marineros de todas las categorías, desde cadetes de puente a capitanes de numerosas nacionalidades. Las fotografías mostraban escenas que incluían desde paisajes marinos, a retratos de la camaradería a bordo, pero también cámaras de máquinas grasientas, espacios cerrados o el –a menudo- largo y arduo tiempo en el mar.

Organizado conjuntamente con la International Seafarers' Welfare and Assistance Network (ISWAN), el concurso de fotos fue parcialmente patrocinado por la North American Maritime Ministry Association (Namma) y la OMI.

El Día de la Gente de Mar se conmemora por Naciones Unidas cada 25 de junio. Su propósito declarado es reconocer la aportación única que realiza la gente de mar de todo el mundo al comercio marítimo internacional, la economía mundial y la sociedad civil en su conjunto.

Por ello, cada año, la OMI lidera una campaña centrada en un tema concreto para promover esta jornada. Este año, se centró la atención en el bienestar de la gente de mar, especialmente su salud mental. 

Buscador

Introduzca los términos de búsqueda