‘LA MEMORIA DE LAS OLAS’ SE ALZA CON LA XXII EDICIÓN DEL PREMIO NOSTROMO DE LITERATURA MARÍTIMA

  • Premios
  • Literatura
  • Eventos culturales

NAUCHERglobal, Daniel Molero 26/10/2018

El libro "La memoria de las olas" de la escritora y bióloga Marta Currás Martínez se alzó este pasado jueves en Barcelona con el galardón de la XXII edición del Premio Nostromo de Literatura Marítima, que fue entregado, como es habitual, en el Museo Marítimo de la capital catalana en una ceremonia donde también se rindió homenaje al escritor chileno Francisco Coloane.

El premio a la ganadora, que competía con 43 originales a concurso, está dotado con 6.000 euros y la publicación de la obra a cargo de Editorial Juventud. "La memoria de las olas", según se encargó de explicar su autora es una novela de aventuras y misterio donde diferentes tramas y personajes acaban interrelacionando, tejiendo un relato intenso y sorprendente que tiene como escenario la ciudad marítima de Vigo, donde ha pasado buena parte de su vida Marta Currás.

Cobra especial importancia que se trata de la segunda escritora que gana el Nostromo en los 22 años que tiene el premio, lo que no deja de ser relevante y una muestra de la calidad de la alta literatura escrita por mujeres, que debe continuar potenciándose.

Asimismo, el evento también sirvió para hacer entrega del primer y segundo premio Nostromo de literatura marítima 2018 en categoría infantil, que este año cumplía su XV edición. La obra ganadora ha sido “El peixet Asty al mar”, de Tomàs Jiménez Rodríguez; mientras que el segundo premio lo ha logrado el relato “Escola de corall”, de Jana Neira.

La gala de entrega contó con más de un centenar de asistentes, entre ellos alguno de los ganadores anteriores, y fue comandada por Elvira Mata, en presencia del presidente de la Asociación de Amigos del Nostromo, entidad que convoca el premio, Agustín Montori; el vicecónsul de Chile en Barcelona, Claudio Rojas; el editor de Editorial Juventud, que publicará la obra ganadora, Lluis Zendrera; el presidente de la Federación Catalana de Vela, Francesc de Haro; y el gerente de la empresa Sirenas, SA, dueña de las populares e históricas Golondrinas del puerto de Barcelona, Manuel Roca.

La primera parte de la ceremonia sirvió para rendir homenaje al autor chileno Francisco Coloane (1910-2002), un prolífico escritor y periodista, especialmente dedicado a la cultura marítima miembro destacado de la Generación Literaria de 1938 y poseedor de una poderosa prosa. Coloane manifestaba, tanto en sus novelas y cuentos como en sus dramas, la lucha constante del hombre para sobrevivir en un entorno inhóspito. Así, los mares australes del Sur de su país fueron el escenario predilecto de sus historias, entre ellas clásicos como “El último grumete de la Baquedano”, obra cúspide de su carrera que conforma parte de la literatura obligatoria en la educación básica de su país, como se encargó de recordar el representante diplomático chileno presente en el acto.

El Nostromo es el único premio literario dedicado a la cultura marítima de entre los que se otorgan en España y uno de los pocos a escala internacional. En este sentido, no deja de ser complicado haber llegado a una XXII edición, y siempre es necesario poner sobre el papel el valor real que tiene este tipo de eventos y galardones. El fomento del mar mediante la literatura no deja de ser un hito importante para las actuales y futuras generaciones de marinos y de escritores.

 

Sinopsis de la obra ganadora

Alrededor del mar Atlántico, que gobierna el clima y los ritmos de la ciudad de Vigo, diferentes vivencias personales acaban por entrelazarse con la investigación de una misteriosa epidemia que acosa la localidad… y de un crimen cometido veinte años atrás.

Se trata de un relato donde todas las historias tienen relación y donde cada pieza es clave para encajar con la siguiente: Santos y su pasión por Verne, Cristina y su espíritu artístico, Beatriz y su malvada progenitora, o el inglés Homer K. Lochless y su búsqueda de un galeón hundido… personas reales, como la fotógrafa Ruth M. Anderson o el industrial e inventor Antonio Sanjurjo Badía.

Escenarios verídicos como la Panificadora de Vigo y de otras industrias vigueses los años veinte. Todo conforma una trama con una cuidada ambientación en la época en que transcurre la novela. Otros elementos y personajes secundarios aderezan este relato donde el océano –con sus olas, corrientes y temporales- se convierte a la vez en escenario y personaje.

 

Buscador

Introduzca los términos de búsqueda