LA EJEMPLAR HISTORIA DE LA SALVACIÓN DEL CORREÍLLO ‘LA PALMA’

  • Historia
  • Museos

NAUCHERglobal, Redacción 04/06/2015

 

Botado en Middlesbrough, Inglaterra, en febrero de 1912, el correíllo LA PALMA empezó a navegar dos días antes del hundimiento del TITANIC. Desde entonces, junto a sus gemelos VIERA Y CLAVIJO y LEÓN Y CASTILLO y los correíllos menores LANZAROTE, FUERTEVENTURA y GOMERA-HIERRO, ha formado parte importante del tráfico marítimo y postal del siglo XX en todos los puertos y embarcaderos de las Islas Canarias.

Buque de época con casco remachado y máquina alternativa de vapor de triple expansión, el correíllo LA PALMA es uno de los pocos buques de su clase que aún se conservan en el mundo. Un patrimonio marítimo que no podíamos malbaratar. Su larga vida como transporte de pasajeros y mercancías se desarrolla en las Islas y las costas del África Occidental Española, participando en el auxilio de náufragos y accidentes marítimos -salvando muchas vidas-, colaborando en el abastecimiento de agua potable a las islas sedientas en los años de sequía, formando como escuela de marinos alumnos y oficiales de náutica y en definitiva, convirtiéndose en fiel testigo del devenir de las Islas. Es así como los correíllos interinsulares canarios acaban formando parte viva de nuestra historia intangible.

El 17 de Marzo de 1976 el correíllo “LA PALMA” recala en Las Palmas, averiado por rotura de una de sus calderas y queda amarrado. Nunca más volvería a navegar con fines comerciales. Se inicia entonces un rosario de intentos de restauración, desavenencias, amenazas de desguace, intentos de hundimiento, e indiferencia institucional.

Retirado del servicio interinsular y sacado a subasta es adquirido por la familia Flick, que lo quiere destinar a club del mar, restaurante y museo, pero por falta de apoyos, diez años más tarde, en marzo de 1986, se lo cede al Cabildo Insular de Tenerife, navegando de inmediato hasta Santa Cruz de Tenerife, en cuyos astilleros de Inter Burgo queda varado.

Iniciadas las obras de acondicionamiento para museo, pronto queda abandonado a su suerte, poco a poco desmantelado hasta que a partir de 1996, un grupo de amigos de la mar y de los barcos comienzan a reivindicar su restauración, que se inicia, de la mano de la Fundación canaria correíllo La Palma, merced a la implicación del propio Cabildo Insular de Tenerife y de otras instituciones, voluntarios y benefactores que, si bien en menor medida, constituyen los pilares fundamentales del sostenimiento actual de la Fundación.

A través de la Asociación Canaria de Capitanes de la Marina Mercante en 1996 se inicia la campaña para rescatar del olvido y el desguace al correíllo LA PALMA, una joya de la construcción naval de principios del siglo XX, el único superviviente de la historia marítima de Canarias. La salvación del correíllo LA PALMA era el obligado homenaje al arraigo marítimo, portuario y comercial de las islas Canarias.

Posteriormente, en diciembre de 1997 se crea la Asociación pro-restauración y conservación del correíllo La Palma, que cede el testigo en septiembre de 2003 a la Fundación canaria correíllo La Palma a la que el Cabildo Insular de Tenerife, propietario del buque, cede los derechos para su conservación y explotación.

La Fundación correíllo La Palma dirige desde entonces los trabajos de restauración y pugna por conseguir los fondos necesarios para tal fin, gestionando su uso presente y futuro. En noviembre de 2004 comenzaron los trabajos en el casco y estructura que han permitido poner el buque a flote nuevamente y sobre todo salvarlo del inevitable desguace tras la desaparición de los Astilleros de Tenerife.

Se realizaron importantes obras de rehabilitación tanto en las cubiertas como en el casco y los tanques de doble fondo para garantizar la flotabilidad y estabilidad del buque. La falta de suficientes apoyos ha obligado a paralizar las obras previstas de restauración, ya que el buque debe hacer frente a los costes diarios de mantenimiento y atraque que exige la Autoridad Portuaria de Santa Cruz de Tenerife.

Fuente de actividades futuras

Una vez restaurado, el correíllo LA PALMA será, por sí mismo, un museo a flote y una fuente de recuerdos de la Historia de la Navegación Marítima de Canarias, al servicio de la sociedad y realizando viajes cortos de época y excursiones de día, ofreciendo además servicios de cafetería y restauración.

El Patronato de la Fundación, constituido por sus miembros fundadores - el Cabildo Insular de Tenerife y la Asociación Pro Restauración y Conservación del Correíllo La Palma - y los Cabildos Insulares de El Hierro, La Gomera y Fuerteventura rige los destinos del proyecto. Desde su creación, la Fundación ha estado trabajando y sigue trabajando en dos vertientes complementarias: una encaminada a dar a conocer el proyecto de restauración y reivindicar la importancia del buque como patrimonio marítimo de Canarias; y otra vertiente en el desarrollo técnico del proyecto de restauración, perfilando el estado final del buque y sus usos futuros.

Con el proyecto Cabotagem –revalorización del patrimonio cultural marítimo (www.cabotagem.org)- y a través de la iniciativa comunitaria Interreg IIIB-Mac se han reproducido más de doscientas piezas del mobiliario original del buque, sentando las bases del futuro Museo de la Navegación Canaria y la Biblioteca Náutica que irían ubicadas a bordo. Se están recopilando fondos documentales, fundamentalmente con la acción del voluntariado, para que el buque pueda llegar a ser un centro de información y consulta, a disposición de la sociedad.

Desde el punto de vista técnico, el proyecto ha sido redactado por la empresa L.R.L Ingeniería y Consultoría Naval, que se encarga del diseño técnico de los planos necesarios para la restauración, manteniendo como objetivo principal la condición de buque en navegación así como tratar de mantener, en la medida de lo posible, la estética de la construcción naval de principios del siglo XX, de forma que, pñreservando los niveles de seguridad que la Administración exige, el barco vuelva a navegar impulsado por su máquina de vapor y que el buque tenga un fin social, que beneficie a toda la población.

Desde su reposición a flote en junio de 2.008, se han realizado numerosas actividades culturales y divulgativas a bordo o en el entorno a fin de dar a conocer el proyecto: desfile de modelos de época Los locos años 20, exposiciones Un barco, Un destino, Pasado Presente y Futuro del correíllo La Palma o Los Caminos del mar, vanguardia en Canarias; visitas guiadas a bordo, cenas del aniversario, I y II Jornadas sobre patrimonio marítimo de Canarias, etc., etc.

El buque como museo, con su biblioteca temática de la navegación en Canarias y como espacio cultural, de descanso y de ocio, estará disponible para desplazarse por todo el archipiélago, ofertando un producto único e innovador. Las escalas previstas no se limitarán a las capitales insulares, pues se pretende memorizar las rutas originales efectuadas a principios del siglo XX, que incluían la mayoría de los asentamientos costeros, especialmente en las islas donde la orografía del terreno hacía difícil la comunicación terrestre.

Actualmente, la Fundación está trabajando en numerosos proyectos de divulgación y obras de rehabilitación a través de convenios firmados con distintas instituciones.

Todo el esfuerzo económico y humano que vienen realizando muchos voluntarios, personal contratado, colaboradores y amigos del correíllo, así como el apoyo de instituciones de Canarias, particularmente el Cabildo Insular de Tenerife, han conseguido que este proyecto haya cumplido ya más de dieciocho años, y que en poco tiempo veamos al correíllo LA PALMA surcar las aguas del archipiélago al servicio de la cultura y de la sociedad.

 

Documento anexo (en formato PDF): formulario de inscripción como miembro de la Fundación canaria correíllo LA PALMA

Buscador

Introduzca los términos de búsqueda