ILDEFONSO PALOMARES, TRAZOS SOBRE LAS OLAS

  • Artes plásticas
  • Turismo

MIGUEL ACEYTUNO 1 09/06/2018

Desde el principio de los tiempos la mar siempre ha inspirado a los artistas. Será porque nuestra sangre y lágrimas son saladas. Esta inspiración no solo se refleja en la literatura: en los mapas antiguos las iluminaciones esconden frecuentemente mensajes secretos, solo para quienes sepan leerlos. Los marineros, tan amantes de contar historias, se hacían tatuar para poder seguir haciéndolo aún después de muertos. Los mascarones de proa y los castillos de popa nada tienen que envidiar a las solemnes catedrales. Sí, los hombres de la mar aman el arte.

Hoy vamos a dar cuatro pinceladas –valga el chiste– sobre la obra de Ildefonso Palomares. Alguno de los lectores lo conocerá por su voluntariado en Stella Maris o por su trabajo de organización en la Liga Naval en Barcelona, pero, como les decía antes, hoy no hablaremos de un hombre de la mar, sino de su obra sobre la mar.

Ildefonso comenzó a pintar en su Jaén natal de niño, echando una mano al profe de religión para animar la catequesis con sus dibujos. Ha pasado mucho tiempo y ha corrido mucha tinta de color hasta hoy en día, como pueden imaginar. El ahora adulto ha ido pergeñando una obra muy amplia en diversas técnicas y temas, como, por ejemplo, los olivos de su tierra, obra que lo ha provisto de premios y exposiciones.

Se considera autodidacta, lo que no le ha impedido ser aceptado como miembro de la asociación de Pintores Pastelistas Españoles. Una vez un maestro le alabó la técnica y le enseñó que cuando le viniera la inspiración tenía que pillarle pintando, así que su idea de crear comienza con el reverso del cualquier papel, un lápiz y un rato muerto. Como decía, vamos a centrarnos hoy en su obra marinera.

Es autor de trazo rápido: no detalla, sino que esboza buscando más transmitir un sentimiento veloz que mostrar detalles en cada marinero. Su técnica es mixta. Primero crea una base de lápiz que después se define a tinta: colorea a lápiz los barcos y consigue el efecto de la mar y el viento a base de rotulador. En cuanto a temática, suele inspirarse en una imagen o buque real, pero interpretando libremente el fondo para centrar la fuerza en la imagen principal. Especialmente interesantes me parecen sus dibujos de buques de la Armada. No es una corbeta al azar: el numeral, el indicativo de llamada, la metopa serán exactamente de la Descubierta y no de cualquiera de sus hermanas.

Una imagen vale más que mil palabras, así que aquí tienen algunas de sus obras para que ustedes mismos puedan juzgar. El arte se define como aquello que llega al corazón antes que al intelecto. Díganme ustedes si estas imágenes no tocan un poquito su alma marinera.

Buscador

Introduzca los términos de búsqueda