EL ‘SANTA EULÀLIA’ CUMPLE CIEN AÑOS

  • Historia
  • Museos
  • Turismo

MIGUEL ACEYTUNO 27/02/2018

El día en que mi abuelo cumplió cien años alquiló un bar y se emborrachó. ¡Menudo era! No vamos a hablar hoy de las virtudes del vino, sino de lo impresionante que resulta ese número. La frase parecerá un tópico, pero hoy en día ya no se hacen barcos como los de antes.

Bueno, también tendrá que ver que no hace tantos años hordas de marineros se tiraban la travesía rasca que te rasca el óxido y dale que te dale a la brocha. Hoy en día, con las tripulaciones que llevamos, suerte hay si anda alguno por el puente. Vivimos en una sociedad de consumo, de usar y tirar. Cien años. Imagínense. La Gran Guerra, que todos creen que va a ser la última, ha terminado. Sin embargo, como si no hubiera habido bastante crueldad, una epidemia de gripe asola el mundo. Un mundo en el que ya navegaba el pailebote SANTA EULÀLIA.

Botado como Carmen Flores en Torrevieja en 1918, el pailebote ha tenido varias vidas, como velero y motonave. Hace veinte años fue adquirido por el Museu Marítim de Barcelona y restaurado a su condición original. De este modo, la ciudad tiene la suerte de tener un monumento flotante realmente excepcional; en un mundo que gira tan deprisa: un tesoro.

Ayer, en el Museu Marítim de Barcelona, Mercè Conesa, presidenta de la diputación de Barcelona y del Consorci de les Drassanes Reials y el Museu Marítim; y Roger Marcet, director general del Museu Marítim, presentaron los actos de celebración del centenario

No se cumplen cien años todos los días

Los actos programados incluirán del 23 al 25 de marzo la visita de otros grandes veleros como el queche CIUTAT DE BADALONA, a los que se podrá subir a bordo. El SANTA EULÀLIA marchará posteriormente a Sète y, en mayo, recorrerá la costa catalana. También hay previstas exposiciones y conferencias, una gran fiesta el 3 de junio y actos que se prolongarán hasta febrero de 2018. 

Por supuesto y como de costumbre, el pailebote sigue anclado en el Moll de la Fusta, y el patrón, Francisco Pacheco, y su tripulación estarán encantados en mostrar una estampa de otros tiempos, mejores o peores, pero que nos permiten tocar cómo se hacían las cosas cien años atrás. ¡Feliz cumpleaños, SANTA EULÀLIA!

Buscador

Introduzca los términos de búsqueda