EL EDIFICIO DEL RELOJ DE VALENCIA ACOGE UNA MUESTRA DE LOS EDIFICIOS DE LA DÁRSENA HISTÓRICA

  • Exposiciones

NAUCHERglobal 29/03/2018

El Edificio del Reloj del Puerto de Valencia acoge hasta el próximo 3 de mayo la exposición “La Dársena Histórica del Port de València: Progrés i Modernitat”, dónde se repasa la historia, funciones y desarrollo de todos los edificios emblemáticos de la historia del puerto de València, característicos de una época dónde el recinto valenciano comenzaba a ser considerado puerto de referencia en el comercio internacional. Estos edificios son la Estación Marítima (actual Edificio del Reloj), los Tinglados, los Varaderos, los Docks Comerciales y la Aduana.

La exposición, que estará abierta desde mañana hasta el 3 de mayo, ha sido comisariada por lahistoriadoraEster Medán, con la colaboración de Andrea Ortiz y Arturo Monfort, director de I+D+I de la Fundación ValenciaPort. Según ha destacado la comisaria de la muestra, “se ha pretendido hacer una exposición dónde se muestren edificios de los que conocemos poco su historia y sus funciones, situándolos dentro del contexto en el que fueron construidos, la creación en 1911 del primer puerto comercial de Valencia, surgido debido a la demanda de los empresarios y comerciantes de la región”.

La exposición se inicia a finales del siglo XIX, dónde la industrialización de Europa y el aumento del nivel de vida de los ciudadanos conllevaron un importante crecimiento de la demanda de alimentos frescos procedentes del Mediterráneo, principalmente naranja, vino y pasas. Esta producción, según explica Ester Medán, “necesitaba una salida al mar, un puerto que acogiera grandes embarcaciones. Es así cómo se crea una infraestructura en forma de herradura para crear un puerto comercial en Valencia para exportar y hacer negocio en toda la provincia. Con la celebración de la Exposición Regional de Valencia en 1909, la proliferación de una burguesía prospera y la construcción de edificios modernistas, se pretende dotar al puerto de construcciones que, no sólo hagan un servicio público, sino que cuenten con una infraestructura que cree una imagen de la ciudad acorde a su prosperidad. Se construyen edificios con porte y ornamentados, con una disposición en la dársena que crea una fachada de la ciudad que atraiga a quien viene a ella por mar”.

En la muestra también se recogen todos los planos con los diferentes proyectos de construcción del actual puerto. Según explica Arturo Monfort, “en 1792, las obras se desarrollaron de acuerdo con el proyecto del ingeniero Manuel Miralles, que sentó las bases de la morfología poligonal de la Dársena Histórica del Puerto. En 1852 se produce la aprobación del proyecto del ingeniero de caminos, Juan Subercase, que resuelve la problemática de los arrastres del río Turia y la acumulación de arena. El impulso definitivo del puerto se materializa a partir del proyecto de 1894, de Manuel Maese, que incorpora el desvío del río mediante el Malecón del Turia y tres diques exteriores, norte, este y sur, obras que culminaron en 1931 . Los tinglados, estación marítima, docs comerciales, varaderos y aduana se materializaron entre los años 1910 y 1930”.

La Exposición repasa uno a uno la historia de cada gran edificio de la Dársena Histórica. La Estación Marítima, actual Edificio del Reloj, se convirtió en el edificio más emblemático. Este edificio, construido para cubrir los servicios de las líneas regulares de viajeros, presenta líneas clásicas inspiradas en la ornamentación de las construcciones erigidas en Valencia con motivo de la Exposición Regional y la construcción está inspirada en la estación ferroviaria de Lyon.

Por lo que respecta a los Tinglados, destinados al almacenaje de las mercancías, se dotaron de una característica ornamentación para embellecerlos. Varios relieves decoran estas infraestructuras, cuya abundante ornamentación los convierte casi en emblemas alusivos al comercio, la navegación, el trabajo agrícola y el carácter internacional del puerto de València.

La expansión del puerto de València también requería con urgencia erigir un espacio para garantizar las tareas de limpieza y reparación de embarcaciones menores. Esto favoreció al aprobación en 1913 del proyecto de construcción de dos varaderos, de los que sólo se conserva uno en la actualidad La combinación de ladrillo visto con frisos cerámicos conformaron un edificio ecléctico que combinaba formas y elementos decorativos clásicos con composiciones modernistas y detalles de la arquitectura industrial decimonónica

Por su parte, los Docks Comerciales se comenzaron a construir en 1917, una ejecución con la que se contó con la colaboración de Demetrio Ribes, pionero en el empleo del hormigón armado en la obra civil valenciana, nuevo material que resultaba más económico a la vez que permitía una mayor rapidez en la construcción.

Por último, la Aduana, estaba situada inicialmente en el actual Palacio de Justicia de Valencia. Fue en 1925 cuando se inició el proyecto de construcción en el actual emplazamiento, que aunaba la sobriedad de las decoraciones neo-renacentistas valencianas y la monumentalidad del popular “estilo francés”. La supresión de ornamentos exagerados dio como resultado una sencilla decoración que se reduce a tres puertas de hierro, un discreto frontón triangular con el escudo de España en el cuerpo central y pilastras jónicas de orden gigante dispuestas en los límites de todo el conjunto.

Este repaso a través de todos los edificios emblemáticos del puerto de Valencia se contempla con espacio didáctico para niños, dónde podrán dibujar cada uno de los edificios y colorearlos, con lo que se conformará una exposición dónde se mostrarán los dibujos de los visitantes más pequeños de la muestra

Los grandes edificios emblemáticos de la dársena, muestra de la capacidad de emprendimiento y vocación exportadora de la sociedad valenciana, sentaron las bases del gran puerto de Valencia del siglo XXI, puerto transoceánico, primero de España y del Mediterráneo y 5º de Europa.

Buscador

Introduzca los términos de búsqueda