CREWFUNDING

  • Patrocinios
  • Actividades deportivas

JUAN MANUEL ERREA 1 05/06/2014

No es ninguna novedad: los marinos de hoy en día tendemos a ser gente económicamente humilde. Yo diría que hemos constituido una casta de “trabajadores en cualquier condición y manera” y así seguimos en el empeño tozudo de seguir adelante como hacemos en los viajes cuando peleamos con la mar y el viento para llegar a destino.

Paradójicamente, quienes hemos orientado nuestra carrera hacia el universo de la navegación de recreo, y nos dedicamos a formar navegantes, llegamos a sublimar esta condición. Servimos para todo y, en un decorado de aparente lujo y esplendor, trabajamos con denuedo y sin desesperar llegando desde un extremo a otro. Por ejemplo, los que tenemos una mini flota, me refiero a un par de veleros, tal es nuestro caso, luchamos para mantenerlos con nuestra propia mano de obra y reduciendo los gastos de mantenimiento con cierto heroísmo. El caso se parece un poco al del pastor que tiene un coche viejo para subir por el camino forestal y se cruza con un fantástico todo terreno conducido por un señor adinerado que no lo necesita para nada: así estamos nosotros en nuestros puertos, rodeados de barcos de elevado presupuesto que no hemos visto moverse en años pero cuyo mantenimiento se realiza por profesionales y en fecha oportuna.

Esto no es una queja, ni mucho menos. Tenemos el privilegio de ser marinos y no nos corresponde quejarnos de nada. La lectura que hacemos del mal tiempo es que tenemos viento para correr y en este caso, hablamos de un revulsivo que nos mantiene vivos. Es un error pretender ser marino para repetirse uno y otro día que hay que desembarcar cuanto antes para vivir como una persona normal. ¿Para qué pensar así, si en realidad somos y seremos diferentes?

De manera que embarcamos cada semana para varios días y comenzamos por recoser los rotos que tiene la mayor a la altura del puño del segundo rizo a consecuencia de los últimos días de navegación, luego seguimos con la limpieza y algún que otro apaño, etcétera. Pero lo bueno es que trabajamos con personas y que al cabo de años hemos dejado en la estela de nuestros viajes una lista casi interminable de nuevos marineros. Este es nuestro verdadero patrimonio.

Por lo tanto, este año de especiales estrecheces económicas, hemos invocado el nombre de nuestros tripulantes y se nos ha ocurrido un juego de palabras que queremos acuñar como nuestro aquí en este medio de comunición.

Últimamente se ha hablado mucho del crowdfunding como un nuevo método de financiación de proyectos que no pueden contar con el dinero necesario debido a las exigencias inasumibles de los bancos y a los recortes en subvenciones y otras ayudas públicas. En nuestro caso y por analogía, hemos inventado el CREWFUNDING un sistema sencillo y transparente con  el que pretendemos mantener en forma nuestro velero titular nombrado QUINTO REAL y de este modo compensar el déficit que inevitablemente acompaña a la navegación estacional propia del Atlántico de los veleros dedicados principalmente a la enseñanza.

Nuestro proyecto consiste en invitar a navegar a nuestros antiguos alumnos dentro de nuestro programa de actividades diversas diseñadas para disfrutar de la navegación, consolidar lo ya conocido y ganar experiencia y nuevos conocimientos. Esta propuesta está especialmente dirigidas hacia personas que han conocido nuestra labor y que navegando de nuevo van a colaborar con la continuidad de nuestra escuela de navegación, que está a punto de cumplir los 25 años de existencia.

Dentro de este programa hemos incluido la semana de navegación en serio, dentro del Viaje Anual, que este año nos lleva durante cuatro semanas (cuatro tripulaciones) a la costa sur de la Bretaña francesa. También hemos programado mini viajes de verano, salidas diurnas y los planes familires.

Llegado el otoño, dentro del proyecto crewfunding vamos a llevar a cabo un conjunto de iniciativas de carácter divulgativo y cultural. En definitiva, nuevos tiempos, nuevos proyectos y nuevas ilusiones.

Buscador

Introduzca los términos de búsqueda