ADIÓS AL 'HACI KÖKSAL MATARACI'

  • Historia

EDUARD BOADA 1 26/05/2015

Construido el 1990 en los astilleros rumanos de Drobeta, el carguero HACI KÖKSAL MATARACI (3114 toneladas de peso muerto, 86 metros de eslora y 14 de manga) ha puesto punto final a sus singladuras, ya que a finales del pasado mes de abril se dirigió al desguace. Su destino final, Turquía, concretamente la sórdida área de desmantelamiento de barcos de Aliağa. El ruido del barco al encastarse contra la playa habrá dado al traste con su historia para dar paso al no siempre luminoso mundo de la chatarra y otros residuos. Hasta aquí uno de tantos

El historial de este carguero muestra un ejemplo de buque subestándar. Ha pasado por diversas manos, ostentado diversos nombres (el último HISTRIA ONYX), y enarbolado tres banderas de conveniencia paradigmáticas, Malta, Panamá y Liberia. Ultimamente estaba clasificado por el registro marítimo ruso (Russian Maritime Register of Shipping), una sociedad clasificadora de firma despreocupada, mientras el buque esquivaba los puertos con inspecciones rigurosas para evitar nuevas detenciones a sumar a las que sufrió en los puertos de Ravena (1998), Bilbao (1999), Koper (2006), Mersin (2008), Bandirma (2009) y Monfalcone, (2010). En este último puerto, los inspectores MOU anotaron que una de las causas de la detención era el mal funcionamiento de los medios contraincendios de la sala de máquinas (Means of control -opening, pumps- machinery spaces)

Pero más allá de este historial, quizá el incidente más sonado del HACI KÖKSAL MATARACI acaeció frente a las costas de Cataluña, y fue un accidente. Pasadas las ocho de la mañana del viernes 21 de enero de 2011 sufrió un incendio en la sala de máquinas averiándose los motores a 43 millas náuticas de Palamós. Quedó a la deriva y abatió hacia las costas de Menorca entre olas de hasta ocho metros y vientos de entre 62 y 74 km/hora. Y la tripulación ahí. Dieciséis marineros turcos, entre los cuales resulto herido el primer oficial de máquinas

Sobre las cinco y media de la tarde acudió el remolcador de Salvamento Marítimo PUNTA MAYOR, que más tarde consiguió estabilizar el carguero, no sin riesgo. Media hora después se evacuó al herido en helicóptero. En la operación también participaron las embarcaciones SALVAMAR MINTAKA, SALVAMAR SIRIUS y GUARDAMAR POLIMNIA, además de los helicópteros Helimer 204 y Helimer 205.

El lunes siguiente el barco siniestrado fondeaba a cuatro millas del puerto de Tarragona, con el remolcador RED COUGAR. Y no fue hasta el martes a las seis de la tare cuándo pudo atracar en el muelle de Levante, dónde entró junto a los remolcadores GERNIKA, CAMBRILS y RED COUGAR, atracando entre otros dos barcos, LA SURPRISE y el SAXONA.

El carguero había vuelto al puerto desde dónde días antes había zarpado con dirección al puerto occitano de Fos. Y fue noticia tanto aquí, como en Turquía, dónde se publicaron las imágenes de la llegada del carguero a Tarragona. Hubo también cierta polémica ya que fueron muchas las millas que el carguero recorrió a la deriva (de Palamós a Menorca) hasta que el remolcador contratado por el armador, el RED COUGAR, lo arrastró hasta Tarragona, y lo hizo escoltado por el PUNTA MAYOR. Todo esto dio mucho que hablar entre personas conocedoras del sector.

Lo dicho, punto final para el HACI KÖKSAL MATARACI, ejemplo de buque deficiente, apto sólo para tráficos marginales, que deja para la historia una colección de nombres con los que camuflaba su pasado. A saber: TURNU SEVERIN, SUN CASTOR, CASTOR 1 e HISTRIA ONYX. Descanse en paz.

Buscador

Introduzca los términos de búsqueda