Volver al listado de noticias

V CONGRESO NÁUTICO, DE ANEN. ACTO PRIMERO

  • Gente del mar
  • Náutica de recreo
  • Entorno marítimo

NAUCHERglobal, Juan Zamora 11/03/2017

El quinto congreso de la Asociación Nacional de Empresas Náuticas (ANEN), tuvo lugar los pasados 9 y 10, jueves y viernes, en Palma de Mallorca. El talento de los dirigentes de la asociación ha conseguido que el congreso sea el mayor evento del mundo de la náutica en España, al nivel del Salón Náutico de Barcelona. En Palma se encontraron fabricantes de instrumentos náuticos, distribuidores de embarcaciones, directivos de los puertos deportivos y turísticos de España, abogados, funcionarios de diversos niveles, programadores informáticos, creadores del universo digital, representantes de la variedad de servicios que la náutica demanda y algún que otro político más o menos, mejor o peor, relacionado con este mundo. Esta es la crónica de la primera sesión.

La presentadora del congreso, desde el estrado, anuncia que estamos en época de cambios -¿Ha habido alguna época que no?- y que por eso el V Congreso Náutico ha escogido como lema “Los cambios que llegan. La náutica en 5 claves”. En realidad lo que llega es un muchacho aplicado a quien presentan como consejero de Trabajo, Comercio e Industria del gobierno balear. Iago Negueruelas. El conseller sube al estrado, se parapeta tras el atril, desdobla unas hojas de papel y se pone a leer un discurso protocolario, ya saben, gracias a Anen por venir a Palma, aquí amamos la náutica, etcétera. Adorna su discurso con los clásicos de la economía, que si hemos crecido, que si este año más, que turismo sí, pero no sólo, que si plan estratégico, en fin, esas cosas tantas veces oídas. Para acabar, una loa a las nuevas tecnologías, a la colaboración público-privada y a la formación. Un conseller aplicado en ordenar los tópicos, comme il faut.

La presentadora vuelve al estrado para anunciar la intervención del profesor Ramón Tamames. ¿Qué quieren que les diga? Yo conocí al señor Tamames en los primeros años setenta, y me leí su Historia económica de España y el volumen de la Historia de España de Alfaguara dedicado a la era de Franco. Un gran Tamames, comunista, lúcido y valiente. Ahora es un economista que desgrana con pesadez la cantinela de los economistas, que si el peibé, que si la tasa de esto y de lo otro, que si burbujas, el Banco de España, el gésiete y el géveinte y así. Todo muy metálico, muy campanudo y galáctico. Lo dejaremos aquí, no sin recordar que Ramón Tamames considera un gran acierto la reforma laboral del gobierno, con mayoría absoluta en las cortes, del señor Rajoy.

Sube de nuevo la presentadora al estrado y tras ella, sin remilgos, un muchachote alto, tejanos -o algo parecido-, camisa y chaqueta informal, una leyenda del baloncesto español, un fino estilista de la canasta que responde al nombre de Juan Manuel López Iturriaga, ahora convertido en un magnífico actor que con sus dos primeras frases se metió al público en el bolsillo. Juanma Iturriaga, como en el IV Congreso Náutico hiciera el economista José María Gay de Liébana, nos brindó una actuación estupenda, interpretada con el lenguaje corporal y las palabras que el discurso requería. Pero con una gran ventaja para la leyenda del baloncesto. Iturriaga aleccionó a los presentes sobre la motivación, la necesidad del equipo, los fracasos del miedo y la utilidad de una autoestima suficiente y una autocrítica imprescindible, fuera victimismos. Gay de Liébana lo tuvo más crudo porque hubo de transitar sin remedio por el pozo de su oficio, ya saben el peibé y demás arcanos utilizados con el mismo desparpajo para reír que para llorar. Iturriaga no abusó de su ventaja. Reconociendo que también él, como Gay de Liébana, sigue enamorado de Menorca, Iturriaga estuvo ingenioso, pero sin pasarse; estuvo brillante, pero no abrumador; y nos hizo sonreír continuamente, sin carcajadas ni aspavientos. Una lección memorable. Un gran acierto su contratación. Estos congresos crecen, y mucho, con estas intervenciones sabias sin pedantería, divertidas y didácticas.

Así de bien acabó el primer acto de congreso. Luego los asistentes se fueron a tomar café, zumos, refrescos y minibollería.

 

Noticia relacionada

Exito de convocatoria e interesantes paneles en la primera jornada del Congreso Náutico

Buscador

Introduzca los términos de búsqueda