Volver al listado de noticias

UNA LLAMADA DE ATENCIÓN

  • Entorno marítimo
  • Empresas marítimas
  • Comunidad portuaria

NAUCHERglobal. Félix Martín de Loeches 05/09/2016

Este texto probablemente se debería de haber escrito en el mes de julio que es cuando se producen las incidencias que dan lugar al profundo malestar de las empresas de transporte de contenedores y trabajadores autónomos que se dedican a la actividad, a los transitarios que sufren las críticas de sus clientes por los efectos perjudiciales de las incidencias, y finalmente a los propios importadores/exportadores.

¿De qué estamos hablando? Pues ni más ni menos que de los retrasos en la carga y descarga de contenedores en las terminales del puerto de Barcelona que, como una maldición, se vienen produciendo todos los veranos; pero este mes de Julio con mayor virulencia. Las terminales más importantes: BEST y TCB (APM Terminals Barcelona), algunos almacenes de llenado de contenedores… Colas de camiones para entrada en las terminales y/o almacenes debido a los retrasos y esperas en la carga/descarga de contenedores. Camiones que permanecen 2 horas y 45 minutos (los tickets están disponibles) para cargar y descargar en un terminal. Camiones que entran a las 15:55 horas en una terminal y se van a las 19:15 sin cargar...

Como resultado de estos retrasos, que los transportistas no pueden repercutir a nadie, porque nadie lo acepta, el camión puede muy bien efectuar un solo viaje al día y facturar entre 100 y 150 euros: una ruina para el transportista, la empresa de transportes que paga religiosamente sus salarios y sus impuestos, para el transitario que sufre las iras del cliente, y para el cliente que tendrá un equipo de trabajadores preparado para recibir un contenedor en su fábrica o almacén y que se retrasará de cuatro a ocho horas

Siempre son los mismos factores los que juegan:

- Mayor atención por parte de las terminales al buque que a los transportes. Si hay buque, el tema de carga y descarga de contenedores a camión pasa a segundo o tercer lugar. Y como no hay mucho personal, pues ya se sabe a dónde va el personal disponible.

- Problemas internos en las terminales, con su propio personal. Es un fenómeno endémico.

Todo se traduce en protestas, y posteriores escritos de los usuarios como este:

“Como usuario de la terminal me dirijo a Vds. para ponerles de manifiesto las graves deficiencias y retrasos en la operativa de carga- descarga terrestre que estamos sufriendo y nos están perjudicando muy gravosamente a nosotros y a nuestros clientes finales.

Por nuestra parte ofrecemos el trabajo y es de su competencia el facilitar que se lleve a cabo lo más rápido y eficazmente posible pero ello no está ocurriendo sin que sepamos los motivos, ni veamos que se toman las medidas adecuadas.

Al contrario, somos testigos y espectadores de manifestaciones y bengalas en sus instalaciones en lo que es una situación totalmente insólita para una terminal del Puerto de Barcelona

Demoras en la entrada de los camiones de varias horas en unas condiciones para los profesionales del transporte totalmente inhumanas es algo tercermundista que ocurra en este puerto y nos causa un efecto muy negativo a nosotros y a nuestros clientes, también usuarios del puerto de Barcelona, situación que hemos denunciado y puesto de manifiesto en varias ocasiones ya en las últimas semanas ante la Autoridad Portuaria y ante nuestros clientes de la precaria situación en que nos vemos obligados a trabajar no pudiendo el servicio adecuado por ello.

En los tiempos actuales todos tenemos problemas pero no olviden que uno de nuestros “problemas” principales es que operamos con personas humanas – conductores- que son lo que están sufriendo en extremo esta deficiencia técnica de Vds., razón por la cual entiendo que deberían extremar sus medios para solucionar sus problemas técnicos y organizativos en evitación de las consecuencias humanas que se pueden producir, pues todo tiene un límite, y el nuestro lo está alcanzando”.

Un directivo de una de las empresas que forman parte de la comunidad portuaria envió a una terminal del puerto de Barcelona este escrito que, probablemente, no habrá tenido respuesta.

Naturalmente estas situaciones, son germen de conflictos que aparecen cuando el vaso se desborda con la última gota.

Parece necesario abordar este asunto de manera razonada. Desde NAUCHERglobal tenemos en conocimiento que se está estudiando por parte de la APB y de los miembros de la comunidad portuaria un plan que racionalice los horarios de carga y descarga en la terminales mediante la creación de ventanas horarias y citas horarias para los camiones. Esta planificación debe ponerse en práctica cuanto antes con la máxima difusión posible hacia los cargadores: estos deberán saber que no hay camiones suficientes para que todos los contenedores se carguen/descarguen a las 08:00 y que, las ventanas horarias, servirían para un mejor y más racional uso del tiempo en esta actividad. Algunas medidas de estas medidas se deberán de tomar desde las concesionarias.

Lo que no debería de ocurrir en un puerto como el de Barcelona, con una flamante Efficiency Network son estos lamentables hechos de forma recurrente, como mínimo, cada verano. Y que la semana pasada se reproducían en una de nuestras flamantes terminales. Y habitualmente oímos que los sufridos transportistas tienen toda nuestra simpatía y siempre los tenemos en cuenta.

¡Ah! Y no disparar contra el mensajero.

Buscador

Introduzca los términos de búsqueda