Volver al listado de noticias

UNA HISTORIA HABITUAL: UN BARCO AYUDA Y SALVA A OTRO

  • Gente del mar
  • Salvamento Marítimo
  • Náutica de recreo

NAUCHERglobal. Félix Martín de Loeches 02/07/2014

Es una historia habitual en la mar. Un barco, unos tripulantes, desvían su rumbo y se afanan por ayudar a otro barco, otros marinos, en situación de peligro. Esta vez se trató del petrolero MAERSK MEDITERRANEAN (46.616 toneladas de peso muerto; construido en 2007; bandera de Singapur), que respondió a la llamada de socorro del yate británico SIMANDERAL.

El SIMANDERAL sufrió una seria avería en la popa que afectó al timón, dejándolo sin gobierno, y le provocó una vía de agua que amenazaba con hundir el barco, pues las bombas no conseguían achicar el agua que entraba a bordo. Sus tripulantes, dos mujeres y un hombre de nacionalidad británica, lanzaron un mayday a 300 millas al sur de Seychelles. El mensaje fue recogido por el centro de coordinación de salvamento (MRCC) de Falmouth, que alertó a las autorifdades de los paises de la zona y a todos los barcos que se encomntraran en las proximidades de la posición del SIMANDERAL.

Las posibilidades de los servicios de salvamento de la zona no alcanzaban para auxiliar al yate en peligro. Pero el MAERSK MEDITERRANEAN, en ruta entre la refinería de Sohar, en el sultanato de Oman, y Durban, Sudáfrica, acudió en ayuda del barco que había lanzado la llamada de socorro.

El MAERSK MEDITERRANEAN llegó al costado del SIMANDERAL a las 07.30 horas del pasado 24 de junio, cuando el yate estaba practicamente hundido, y salvó a sus tripulantes, que se hallaban a bordo del dinghi.

Como decíamos más arriba, una historia habitual en la mar.

Buscador

Introduzca los términos de búsqueda