Volver al listado de noticias

UN GIGANTESCO CATAMARÁN PARA TRANSPORTAR ENTERAS GRANDES PLATAFORMAS PETROLÍFERAS

  • Tecnología
  • Economia Marítima
  • Navieras

NAUCHERglobal. Félix Martín de Loeches 02/12/2014

Tras cuatro años de construcción en los astilleros Daewoo de Opko, Corea del Sur, el gigantesco catamarán PIETER SCHELTE ha partido del puerto surcoreano para dirigirse a su destino, Rotterdam, donde finalizará su armamento. Con 382 metros de eslora, 124 (¡ciento veinticuatro!) metros de manga y 30 metros de puntal, el PIETER SCHELTE es el buque más grande y extraño que se ha construido en el mundo.

Con la ayuda de un gran nicho en la proa, entre los dos buques del catamarán, de 122x59 metros, y una capacidad ascensional de 48.000 toneladas, el PIETER SCHELTE se dedicará a instalar y levantar grandes plataformas de exploración y extraccion de petróleo y gas en el Mar el Norte. También podrá tender grandes oleoductos.

El curioso buque, con capacidad para albergar 571 personas y navegar a 14 nudos con sus máquinas propulsoras de 95.000 Kw en total, fue encargado en 2007 por la compañía Allseas, con sede en Suiza, y su consrtrucción ha costado la friolera de tres mil millones de dólares (3.000.000.000 $). Los primeros diseños se pergeñaron en 1987, aunque entonces parecía una idea de imposible realización. 

En su viaje a Rotterdam, el PIETER SCHELTE parará para repostar en Singapur y en Ciudad del Cabo (Sudáfrica). Una vez acabe su armamento, se espera que comience a trabajar en el verano de 2015, según la compañía armadora. 

Allseas planea construir un segundo buque de similares características, pero un cincuenta por ciento mayor que el PIETER SCHELTE.

Buscador

Introduzca los términos de búsqueda