Volver al listado de noticias

TRASMEDITERRÁNEA CAMBIA DE MANDO

  • Economia Marítima
  • Navieras
  • Empresas marítimas

JUAN ZAMORA 26/10/2017

Blog: "El barógrafo"

Ayer por la mañana saltó la noticia. El grupo Acciona vendía su participación en el capital de Trasmediterránea, más del 90 por ciento, a Naviera Armas. David ser comía a Goliat. Una naviera que fue pequeña hasta hace unos años, con un crecimiento admirable en la última década, que hizo un tránsito ordenado y limpio desde una empresa personal de la familia Armas, don Antonio, a una sociedad compleja y bien estructurada, Naviera Armas, se hacía con el control de la gran naviera emblemática de la marina mercante española, la Compañía Trasmediterránea.

Una operación llevada a cabo con la discreción que caracteriza a los propietarios y gestores de Naviera Armas, negociada al más alto nivel del Grupo Acciona y de la que muy pocas personas tuvieron conocimiento antes de que se hiciera pública la venta de Trasmediterránea. Una operación de la que se desconocen los pactos de letra pequeña, los socios o inversores que han aportado el capital necesario, el modelo de gestión que el nuevo propietario pretende implantar y de la que se ignora si ha intervenido algún poder público isleño o peninsular.

En cualquier caso, la empresa resultante de la compraventa, tanto si se fusionan las dos navieras como si ambas conservan sus marcas y sus respectivos mercados, tendrá un tamaño considerable. De alguna manera, cien años después, se repetirá el sueño de José Juan Dómine, el hombre que creó la Compañía Trasmediterránea para disponer de una gran empresa que organizara con provecho social y empresarial los tráficos de cabotaje y las comunicaciones con Baleares y Canarias.

Trasmediterránea aporta al matrimonio una experiencia centenaria, una organización de probada eficiencia y un personal de flota de intachable profesionalidad. Naviera Armas puede aportar un intangible de enorme valor: la vocación naviera de sus actuales gestores. Antonio Armas, 73 años, y su hijo son personas de muelle, conocedores de los entresijos del negocio, habituados a mirar con confianza los horizontes marinos. Aunque hoy el personal de Trasmediterránea está lógicamente preocupado por los cambios que puede comportar la nueva situación (sin cerrar todavía, pues falta la autorización de la Comisión Nacional de la Competencia), todos ellos saben que Naviera Armas nació hace muchos años y ha crecido y se ha desarrollado con la magnífica pretensión de ser armadores y navieros. Por su parte, Acciona, la familia Entrecanales, centran su actividad allí donde son poderosos: gestión del agua, concesiones y energías renovables. Adiós al proyecto que en su día acariciaron de convertirse en un grupo logístico potente.

Cuantas personas ha consultado NAUCHERglobal coinciden en resaltar la excepcional habilidad de Antonio Armas para capear los riesgos descomunales del negocio marítimo. Los buques requieren ingentes capitales que cuesta mucho reunir. Los buques de Armas, algunos, tienen tras de sí un historial documentado de cambios de propiedad, fletamentos, cesiones y poseedores diversos que asombran incluso a los conocedores de ese intrincado mundo. Lo cierto es que en los últimos años, Naviera Armas ha renovado con acierto su flota, se ha consolidado en el transporte de pasajeros y de carga rodada y ha acertado con la línea Canarias-Huelva con buques rápidos y cómodos. Fiel a su tradición, todos los buques se llaman “VOLCAN DE…” (Teide, Tejeda, Tauce, etc.) un signo de buen gusto empresarial.

En los próximos meses sabremos el rumbo que toma el grupo resultante Armas-Trasmediterráneas y la forma de gestión que adopta el matrimonio. Hoy nos quedamos con la sorpresa y con la esperanza de que la unión será beneficiosa para todos.

 

Buscador

Introduzca los términos de búsqueda