Volver al listado de noticias

THERESA ZABELL: “NO ES VERDAD QUE LA VELA SEA UN DEPORTE PARA LA CLASE ALTA”

  • Náutica deportiva

Blog: Real Liga Naval Española

NAUCHERglobal 14/05/2018

Dentro de las entrevistas que realiza periódicamente la Real Liga Naval Española, que reproduce NAUCHERglobal, en esta ocasión la protagonista es la regatista Theresa Zabell, cuyo palmarés deportivo la sitúa como uno de los nombre imprescindibles del deporte español en su historia reciente.

Theresa Zabell Lucas (Ipswich, Reino Unido, 22 de mayo de 1965), ex-regatista española. Licenciada en Informática (Londres) y Márketing (Granada), ha trabajado en Arthur Andersen, TZ Sports, y actualmente es presidenta ejecutiva de la Fundación Ecomar, consultora internacional de la Unesco y consejera de empresas internacionales vinculadas al mundo del deporte.

Entre los años 1999 y 2004 fue eurodiputada en el Parlamento Europeo. Asimismo, habla cuatro idiomas: español, inglés, italiano y francés.

Entre 2007 y 2014 fue vicepresidenta primera del Comité Olímpico Español, siendo la primera mujer en ocupar dicho cargo. También fue consejera delegada de la candidatura a los Juegos Madrid 2020.

Palmarés deportivo

- 2 veces Campeona Olímpica y Medalla de Oro en los Juegos de Barcelona 92 y Atlanta 96

- 5 veces Campeona del Mundo: 1985 La Rochelle (Francia),1992 Rota (España),1994 La Rochelle (Francia),1995 Toronto (Canadá), 1996 Porto Alegre (Brasil)

- 3 veces Campeona de Europa: 1991 (Bergen), 1992 (New Port) y 1994 (Robel)

- 4 veces número 1 del ranking Mundial: 1992, 1994, 1996 y 1997

- 14 veces Campeona de Semanas Olímpicas Internacionales

- Subcampeona del Mundo: 1993 (Francia). Medalla de Oro de los Juegos del Mediterráneo: 1993 (Francia)

- 12 veces Campeona de España

 

¿Cómo nace tu vinculación al mar y al mundo de la vela?

De muy jovencita, apenas levantaba un metro del suelo, practicaba atletismo y baloncesto, pero viviendo en Fuengirola era bastante difícil que no me llamara la atención el mar. Me apunté a unos cursillos que daban en el Club Náutico, en los que pasé mucho frío, pero no sé por qué me invadió un sentimiento especial al ver que podía navegar yo sola con la ayuda de una pequeña vela y el viento, y decidí que ese iba a ser mi deporte.

No me arrepiento y doy gracias por haberlo decidido así.

¿Está suficientemente reconocida la vela española y sus innegables logros internacionales por la ciudadanía española?

No. La vela es un deporte muy popular, pero a la vez con muchos problemas. Somos un país en el que estamos rodeados de mar y no le sacamos partido a esa ventaja natural.

Desde pequeños no se nos inculca la cultura del mar como pasa en Francia y otros países. En España hacemos caso a la vela y, a otros deportes similares, durante los Juegos Olímpicos, que es cuando tenemos más visibilidad porque ganamos medallas, pero no les hacemos el mismo caso a los regatistas cuando ganan un campeonato del mundo, por ejemplo.

No es verdad que la vela sea un deporte para la clase alta, aunque sí es cierto que damos esa imagen en nuestro país. La ciudadanía no sabe los grandes sacrificios que hay que hacer para entrar en el Olimpo en este deporte.

¿Qué se siente al escuchar el himno español con una medalla olímpica colgando al cuello?

Es una sensación que solo la percibimos quienes hemos estado allí. He tenido la suerte de haber vivido esta situación en dos ocasiones, y una de ellas en mi país. Cuando se está arriba y ves el ambiente que hay, sube tu bandera y suena el himno, los pelos comienzan a erizarse y los ojos se humedecen y es que es una emoción que supera todas las expectativas.

Te vienen a la cabeza muchas cosas y comprendes que estás recibiendo un premio por todo el sacrificio que has tenido que hacer durante años.

¿Crees que la administración se involucra lo suficiente en apoyo a la vela española?

Nunca es suficiente. Como he dicho antes, España es un país rodeado de mar, pero con muy pocos accesos populares a él. Las inversiones al deporte tienen que ir de la mano de las empresas privadas.

Además, el deporte de base, es muy importante, llegas a un gran número de niños, educas en valores y, aunque no sea el objetivo, de ellos puede salir un futuro campeón. El programa ADO del Comité Olímpico Español y del Consejo Superior de Deportes fue una gran idea, pero está destinado a los deportistas de elite. Deberíamos de apoyar mucho más el deporte base en general.

Al igual que existe una semana blanca, ¿por qué no fomentamos una semana del mar para que los niños españoles conozcan el medio que rodea nuestro país y disfruten de él?

Observamos la labor de concienciación marítima que llevas a cabo a través de la Fundación Ecomar. ¿Qué nos podrías decirla sobre la misma?

Más que concienciación marítima yo diría concienciación medioambiental, no tenemos que olvidar que nuestro planeta es casi toda agua. En la Fundación Ecomar tenemos una máxima: “Solo tenemos un planeta y un cuerpo, por lo que tenemos que cuidarlos porque no podemos cambiarlos si lo estropeamos”.

Nos volcamos en los más pequeños para tratar de culturizarlos medioambientalmente porque los niños lo absorben todo como si fueran esponjas. Tratamos de que comiencen a reciclar en sus casas y a seleccionar los residuos y llevarlos a cada uno de los contenedores. Siempre les decimos que, si no hacen esto, todos los residuos acabarán en el mar, que es la fuente de riqueza más importante del planeta, y si el mar se muere, nosotros correremos la misma suerte.

¿Qué opinión te merece el papel que juega la RLNE dentro del sector marítimo español?

Yo lo considero como una institución que une a todo lo que tenga que ver con el mar. Si los grandes sectores de la economía mundial se agruparan todo sería más fácil. Habría acuerdos, consenso, declaración de intenciones y, sobre todo, ir juntos hacia una meta. El trabajo en equipo es muy importante para alcanzar los objetivos. La Real Liga Naval Española nos sirve para todas estas cosas, aunque seamos nosotros los que quizás nos volquemos poco con sus objetivos.

 

Buscador

Introduzca los términos de búsqueda