Volver al listado de noticias

SOSTENIBILIDAD MEDIOAMBIENTAL

  • Economia Marítima
  • Medio Ambiente Marino
  • Puertos
  • Navieras
  • Gas Natural Licuado (GNL)

NAUCHERglobal, Alonso Contreras 09/08/2019

Esta es la expresión que, a día de hoy, se ha convertido en el mantra, bienvenido sea, del llamado “mundo occidental”. Lo último de lo último ha sido la muchachita sueca, Greta Thunberg, que para ir a Estados Unidos contrata un velero para no contaminar. Está despegando un fuerte movimiento en Europa occidental de dejar de utilizar el avión para desplazamientos intraeuropeos.

En el campo marítimo, nos movemos con la intención de la IMO de llegar a 2050 con los niveles de GHCs de 2008, que supone, más o menos, una reducción del 50 % en cuanto a niveles de contaminación. Existen presiones para alcanzar estos niveles en 2030.

Diversas iniciativas están en marcha al respecto:

- Nuevos sistemas de propulsión por viento, olas, o sistemas renovables. Algunos de estos sistemas ya los hemos comentado en NAUCHERglobal (15.7.2019 entre otros). Son bastantes las iniciativas que se mueven en este campo con la pretensión de constituir un complemento a otro tipo de combustibles.

- LNG, gas natural licuado, que lanza emisiones de SO2 y NO2 mucho mas reducidas que cualquier tipo de fuel; pero sigue siendo un combustible fósil con generación de CO2.

- Fuelóleos ligeros (LFO) con un contenido de SO2 menor de 0,5 %; pero que a medio plazo siguen siendo generadores de CO2. Los sistemas de lavado de los gases de combustión (scrubbers), producidos por la quema de combustibles tradicionales (HFO, 3,5 % de SO2), quedarán obsoletos en 2030, casi con toda seguridad.

- Sistemas eléctricos de generación de potencia en los buques. Pilas, exactamente, pilas. Ya existen sistemas de este tipo en países nórdicos, Noruega y Finlandia, que mueven transbordadores de hasta 120 metros de eslora para vehículos y pasaje. Bien es verdad que se mueven en aguas tranquilas, aguas del Báltico o aguas costeras noruegas entre fiordos; pero por algo se empieza. Estas pilas/baterías se cargan por métodos de generación renovables. Importante este punto, pues resulta curioso el hecho de que en determinados puertos los buques se enchufen a sistemas eléctricos de tierra para generar la energía necesaria cuando están atracados, sin tener en cuenta que esta energía eléctrica se produce a partir de centrales térmicas o de ciclo combinado que usan combustibles fósiles. Lo comido por lo servido, dicen.

La realidad es que iremos viendo en los próximos años una fuerte presión social que actuará sobre los mecanismos de poder para promover todo tipo de iniciativas en beneficio del medioambiente.

A corto plazo, en el mundo marítimo, además de los scrubbers, y la progresiva pero lenta implantación de gas licuado (LNG), como combustible, no vemos muchas posibilidades excepto la implantación de la iniciativa slow steam, propuesta por Francia hace unos meses y avalada por más de cien navieras. Una limitación de la velocidad en los buques cuya aplicación se haría de forma relativa: no sería la misma para los buques de pasaje, o los portacontenedores de horarios reglados, que para los petroleros, bulkcarriers, o buques tramp menos presionados por los citados horarios. Menos velocidad … menos consumo… menos contaminación. No es una panacea, pero no hay a la vista muchas más alternativas hasta 2030. Luego vendrá otro tipo de combustibles, u otros modos de transporte.

Buscador

Introduzca los términos de búsqueda