Volver al listado de noticias

SIXTE CAMBRA SE DESPIDE DE LA COMUNIDAD PORTUARIA TRAS OBTENER LOS MEJORES RESULTADOS DE LA HISTORIA

  • Gente del mar
  • Economia Marítima
  • Administración marítima
  • Puertos
  • Entorno marítimo
  • Empresas marítimas
  • Comunidad portuaria

DANIEL MOLERO 15/12/2017

Blog: "Viento de Tramontana"

Ayer jueves, día 14 de diciembre, y con motivo de la celebración del tradicional cóctel navideño vespertino de la comunidad portuaria de Barcelona en la terminal de pasajeros de Costa Cruceros, fue el momento escogido por el presidente de la autoridad portuaria, Sixte Cambra, para anunciar oficialmente que, tras las elecciones catalanas del próximo día 21, no continuará en el cargo. Se trata de una decisión personal que quiso desvincular de los resultados que puedan darse en la contienda electoral y que, por la mañana, había anunciado ante los miembros del consejo de administración.

Cambra es una persona comedida que, como empresario y administrador, sabe medir los tempos con elegancia. Se irá. Pero lo hará una vez se haya nombrado a un nuevo inquilino al frente de la instalación, sea después del 21 de diciembre o, en el caso que se convocaran nuevas elecciones (como parece que marcan los sondeos), de haber presidente de la Generalitat, tras una “segunda vuelta”. No dejará al puerto de Barcelona en la estacada: “Seguiré ejerciendo el cargo con la misma ilusión y compromiso del primer día” hasta que el nuevo Govern nombre a su sustituto.

No dimite de su cargo como publicaron algunos insensatos. No está en su personalidad ni tampoco va con su porte de seriedad. Cree en la limitación de los mandatos y, tras siete años en la presidencia, piensa que es el mejor momento para dejar de ejercer un cargo que le ha acabado gustando (leer información relacionada).

Se irá, pero lo hará dejando una imagen de excelente gestor –económico y de profesionales- y con unos resultados, sobre todo en este 2017 que finaliza en apenas dos semanas, como nunca antes se habían visto en la capital catalana. En su breve discurso ante el sector portuario de ayer, Cambra agradeció a todos, trabajadores de la autoridad portuaria y comunidad empresarial y laboral, el trabajo colectivo que han realizado “en un año complejo y triste” [se entiende que en lo político]. Y, en las semanas o meses que le queden en el cargo luchará por consolidar “una situación de altos niveles de actividad” para lograr llegar a un plan estratégico que algunos pensaban inasumible.

Dio Sixte Cambra tres pinceladas para acabar el año: se superaran de largo los 60 millones de toneladas (en 2016, con crecimiento por encima del 3%, no se llegaron a los 50 millones) siendo la mayor cifra de movimiento de mercancías en la historia de la instalación; se moverán más de 3 millones de contenedores, logrando también el record; y más de 4 millones de pasajeros, que tampoco antes se había conseguido. También hizo mención de los grandes avances de Port Vell, y del “orgullo del puerto”, la zona de actividades logísticas (ZAL), envidiada y modelo para muchos enclaves, tanto en España como a escala internacional.

Valoraciones de la comunidad portuaria

Los presidentes de las asociaciones de la comunidad portuaria precedieron a Cambra en los tradicionales discursos de valoración del año. Antonio Llobet, presidente del Colegio de Agentes de Aduana, dijo que “el año ha sido excelente” para el colectivo, con 750.000 despachos de exportación (el 5% más) y 350.000 DUAs de importación (+12%), además de estar integrados totalmente con el Código Aduanero de la Unión (CAU) y estar llevando a cabo la reevaluación de las empresas del OEA. Destacó también de 2017 la convocatoria, tras 14 años, de los exámenes de representantes aduaneros.

Jordi Trius, presidente de la Asociación de Agentes Consignatarios habló de las más de 9.000 escalas de buques de 2017, a pesar de la tendencia hacia el gigantismo del sector. No obstante también habló de un año complicado basado en tres aspectos fundamentales: el proceso de concentración empresarial imparable, que podría repercutir en precios y servicios; la incertidumbre respecto a los cambios en las alianzas marítimas y la acción de los lobbies; y la inestabilidad en el entorno por la estiba y por el complicado año en el aspecto político.

Le sucedió en la intervención Emili Sanz, presidente de la Asociación de Transitarios de Barcelona, con un discurso leído que, sin rechazar la crítica constructiva, supo esbozar la sonrisa de los asistentes. Anunció que para mediados del próximo año el puerto dispondrá de un nuevo escáner en servicio, largamente reclamado. Y, haciendo gala de un fino humor, pidió salud para el sector portuario; la conclusión del corredor del Mediterráneo y de los accesos terrestres a los puertos; y un sueño para muchos –que sabe que no se va a dar-: que la autoridad portuaria tenga absoluta capacidad de gestión e independencia de Fomento a la hora de tomar decisiones empresariales sobre inversiones, siempre en beneficio de la colectividad.

Como es costumbre también, Xabier Vidal, presidente de la Asociación de Empresas Estibadoras tomó la última palabra para centrar su discurso en la situación de la estiba, estancada por los sucesivos gobiernos desde el año 1986. “El Gobierno arregló ‘su’ problema este año dejando en la estacada a empresas y sindicatos” y, cuando parecía que la solución entre ambas partes se hallaría razonablemente rápido, la CNMC actúa a espaldas –nuevamente- del sector y vuelta a empezar “sin que desde Anesco [la patronal del sector a escala estatal], que creíamos que cumplíamos con todos los parámetros jurídicos, tuviéramos noticia previa de nuevas sanciones”. Se trata de un suma y sigue, según dio a entender un Vidal visiblemente enojado con la situación. De 2017 el presidente de las estibadoras reseñó las “cifras espectaculares” y “estamos bien encaminados para 2018” donde espera que se dé solución al transporte terrestre dentro del puerto.

Decisiones del consejo de administración

Al cóctel acudieron unas 300 personas de la comunidad portuaria. Por la mañana, se había celebrado el consejo de administración de la APB que, entre otros asuntos, informó de la renovación de la empresa Decal de su concesión en el muelle de la Energía durante los próximos 20 años (lleva en el puerto desde 1988), con una inversión prevista de 25 millones de euros en la mejora y ampliación de sus instalaciones.

También se informó de que se ampliará la concesión, hasta 2031, de la granelera Ergransa y a también a Sal Costa. En el caso de la primera, en el muelle de Contradique, donde invertirá 5,1 millones de euros en ampliar su terminal 8.000 metros cuadrados y en mejoras medioambientales y técnicas. La segunda ampliará su concesión hasta 2121 y prevé invertir en sus instalaciones cerca de 2,5 millones de euros.

Asimismo se ha presupuestado el dragado de varios muelles para recuperar los calados en varias zonas que han sufrido variaciones en los últimos años. Finalmente se hizo partícipe al consejo, que la autopista del mar entre Barcelona y Civitaveccia ha recibido por parte de la Comisión Europea la autorización para subvencionar la ruta, por valor de 4,3 millones, con el objetivo de reforzar y consolidar la línea que une ambos enclaves.

 

 

Buscador

Introduzca los términos de búsqueda