Volver al listado de noticias

PORTUGAL CEDE A LA PRESIÓN DE LA ESTIBA Y DESENCALLA EL CONFLICTO EN EL PUERTO DE LISBOA

  • Puertos
  • Entorno marítimo

NAUCHERglobal, Daniel Molero 17/02/2014

La presión internacional realizada desde los sindicatos IDC y ETF y la labor realizada por el Sindicato dos Estivadores luso ha dado sus frutos y, finalmente, el Gobierno portugués ha cedido a la presión, desencallando un conflicto que llevaba visos de estirarse en el tiempo.

Así, el ejecutivo del primer ministro Pedro Passos Coelho ha aceptado la readmisión de los 47 estibadores despedidos (18 con contrato indefinido y 29 como temporales) en el puerto de Lisboa, el fin a las contrataciones de trabajadores portuarios alternativos, la retirada de las sanciones y multas impuestas a los huelguistas y, sobre todo, el inicio de la negociación de un Convenio Colectivo, necesario para el sector en Portugal.

Cabe destacar el trabajo del estibador español Jordi Aragunde, responsable de la negociación por parte del International Dockworkers Council, que la semana pasada negociaba en Bruselas (leer noticia relacionada) y este mismo fin de semana estaba en Portugal dando apoyo a los portuarios lusos.

La crisis portuguesa, que amenazaba con extenderse a otros países del entorno, venía dada por la decisión unilateral del Gobierno luso por modificar el estatus de la estiba, siguiendo las pautas de la Troika. No obstante, la solidaridad de los trabajadores europeos, que hace pocas semanas paralizaron la actividad en buena parte de los puertos comunitarios (leer noticia relacionada), ha surgido el efecto deseado y, el pasado viernes, tras una reunión con miembros de IDC y la estiba local, João Carvalho, presidente del Instituto de Movilidad y de los Transportes de Portugal anunciaba un principio de acuerdo.

Además, entre los acuerdos firmados, cabe destacar que la totalidad de la plantilla de estibadores de Lisboa dispondrán de un nuevo plan de formación que les otorgará la capacidad de realizar las labores de carga y descarga de cualquier tipo de mercancía en los buques que atraquen en la capital portuguesa.

Los sindicatos lusos, que probablemente suspendan la huelga durante una reunión que tendrá lugar esta misma tarde, dispondrán ahora de un período de tiempo, que finalizará el próximo mes de septiembre, para negociar el nuevo Convenio Colectivo, suficiente para que las empresas y los trabajadores lleguen a un consenso.

Buscador

Introduzca los términos de búsqueda