Volver al listado de noticias

OPEN ARMS, INFORMACIÓN Y DEBATE

  • Gente del mar
  • Salvamento Marítimo
  • Administración marítima
  • Entorno marítimo
  • Empresas marítimas

NAUCHERglobal, Juan Zamora 16/02/2019

En la sede de la Fundación Navegación Oceánica Barcelona (FNOB), Gerard Canals, segundo de a bordo de la organización Proactiva Open Arms, se presentó ayer ante un colectivo de personas relacionadas con el mundo náutico y marítimo a fin de informar y debatir la labor de rescate y salvamento de vidas humanas que viene realizando Open Arms en el mar Mediterráneo.

El debate estaba organizado por Adolf Romagosa, el mayor activista y el mejor animador de las actividades marítimas en Cataluña, creador y alma de un extenso grupo de WhatsApp (¿guasap?), formado por emprendedores, empresarios, directivos, enseñantes, y profesionales diversos unidos por su interés y dedicación al entorno de la mar, los barcos y los puertos; un grupo que pone en contacto y aglutina la gran mayoría de las iniciativas económicas, sociales y políticas no gubernamentales, y que ofrece un marco de encuentro, información y debate sobre las iniciativas de la sociedad civil que marcan o pueden marcar el progreso de las actividades marítimas. Un grupo magnífico y una idea espléndida.

Gerard Canals explicó el nacimiento de Open Arms, en 2015, cuando él y Oscar Camps, dos socorristas vocacionales, se fueron a Grecia para colaborar en las labores de rescate y ayuda a los miles de refugiados sirios que se lanzaban al mar para alcanzar las costas europeas. Era la época que la foto del pequeño de tres años Alan muerto a orillas del mar, una foto impactante, de una extraordinaria carga emocional, conmovió al mundo. Gerard y Oscar ayudaron en ese primer viaje cuanto pudieron, pero se dieron cuenta que el mayor problema estaba en los rescates mar adentro y que para esa labor las autoridades griegas, inmersas en una devastadora crisis económica, no disponían de los medios necesarios: barcos, personas y organización. De modo que con tesón y talento levantaron una empresa con el objetivo humanitario de evitar la muerte en la mar de quienes buscan refugio y futuro en Europa. Eso es hoy Open Arms.

Antes de entrar en el debate, Gerard Canals, dejó claro que siempre y en todo momento el propósito de su trabajo era colaborar con los organismos de salvamento marítimo de los países donde actúan, Grecia, Italia, Malta y España; que la financiación inicial de Open Arms vino de Estados Unidos, y mencionó a Human Rights Watch, un ente controvertido con sede en New York, más de 71 millones de dólares de presupuesto en 2017, creada en 1978 con el nombre de Helsinki Watch y el objetivo de controlar el cumplimiento por parte de la entonces Unión Soviética de los acuerdos de Helsinki con los Estados Unidos, en buena parte financiada por George Soros y reiteradamente acusada de acomodar su agenda a la agenda del Departamento de Estado de los USA; que la financiación actual de Open Arms procede 90% de donaciones privadas y 10% de donaciones públicas, porcentaje este último que, admitió Canals, habrá aumentado algo tras la donación del Ayuntamiento de Barcelona de 500.000 euros. Y repitió que su misión es rescatar vidas, sin mirar a quien salvan, de dónde vienen, a donde van y con qué ideas; y que perseverarán en la vía del recurso legal contra las decisiones administrativas que les impiden trabajar (como es sabido el remolcador OPEN ARMS está paralizado en Barcelona por decisión de las autoridades marítimas).

Canals acompañó su intervención con videos y fotos que evidenciaban el inmenso drama humano de las migraciones de millones de personas desde diferentes países de África hasta llegar a Libia, un territorio sin ley, donde pagan a las mafias, afirmó, entre 400 y 1.000 euros por embarcar en una neumática que les llevará mar adentro, con la esperanza de ser recogidos por algún buque o embarcación que los dejará en algún lugar de Europa. Durante el año 2018, entraron en España 65.325 inmigrantes ilegales, de los cuales 58.525 lo hicieron por mar, según datos recientemente publicados por la Organización Internacional para las Migraciones (OIM).

Durante el debate, vivo y de enorme interés, se habló de las dificultades que los Estados europeos ponen al trabajo de Open Arms y otras organizaciones similares, y del problema del tráfico ilegal de inmigrantes. Es consciente Gerard Canals de las críticas que, en este sentido, está recibiendo su empresa -pues objetivamente ayudan al éxito de esas mafias, que en fraude de ley, como ha escrito el jurista José María Ruiz Soroa, convierten a los migrantes en náufragos- y de ahí, probablemente, que estén extendiendo su actividad a otros campos de trabajo, siempre relacionados con el socorrismo, su vocación y su modus vivendi, como por ejemplo cursos de formación en Senegal, donde miles de personas mueren cada año ahogadas en sus playas.

 

NOTICIAS RELACIONADAS

Inmigrantes, salvamento y fraude de ley

Notas sobre la migración en el Derecho marítimo internacional (1)

Notas sobre la migración en el Derecho marítimo internacional (2)

Los migrantes por vía marítima, ¿náufragos o pasajeros?

Buscador

Introduzca los términos de búsqueda