Volver al listado de noticias

MEDALLAS, RALENTIZACIÓN DE LOS ACCESOS Y CELERIDAD (¿?) DEL DECRETO DE LA ESTIBA: DE LA SERNA EN BCN

  • Derecho marítimo
  • Economia Marítima
  • Administración marítima
  • Puertos
  • Entorno marítimo
  • Empresas marítimas
  • Comunidad portuaria

DANIEL MOLERO 25/01/2018

Blog: "Viento de Tramontana"

Cuando una persona saca pecho por algo que ha conseguido, ya sea a nivel particular o en el ámbito colectivo; existe una expresión coloquial que lo define: colgarse una medalla. Es lo que ha venido a hacer esta mañana en Barcelona el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna. El puerto catalán ha presentado unos extraordinarios resultados, siendo el enclave portuario de mayor crecimiento de Europa en el año 2017. Pero en lugar de otorgar protagonismo a quien realmente lo tiene, ¡oh, sorpresa! ha sido el propio ministro quien ha presentado las cifras.

Si bien la autoridad portuaria depende del Ministerio de Fomento, a través del entramado de Puertos del Estado, también lo es que en todo el tiempo que lleva en el cargo, De la Serna nunca antes había visitado el puerto catalán, al menos de manera pública y oficial. Hacerlo un día en que se presentan los mejores resultados históricos de la instalación (ver noticia relacionada) es, cuanto menos egocéntrico y oportunista. Sin duda se trata de una medalla inmerecida.

Dicho esto, el discurso de De la Serna –recordemos, en ámbito portuario- ha dejado varios titulares: desde las cifras de descenso del paro (igual oposita para ministro de Empleo) que poco o nada tenían que ver con el objeto de la convocatoria, al crecimiento en el transporte de pasajeros en las líneas de Cercanías de Barcelona (muy marítimo todo ello...). De su visita a Barcelona destacan, además, dos asuntos clave (y una frase fuera de tono): por un lado los accesos y, por otro, la situación de los estibadores.

Del primero destacar que desde Fomento cree el ministro que “existe una falta de conectividad en los puertos españoles” que andan, por otro lado, sobrados de capacidad. Parece haber descubierto el ministro que el pan se hace con harina... Llevado a Barcelona, puerto que le ocupaba en su visita, el acceso ferroviario al recinto y la remodelación de los accesos viarios llevan un retraso que se escapa en el tiempo: más de una década después de anunciarlos a bombo y platillo, y aún no se han iniciado.

Lo peor no está en este punto, sino en que el ministro argumentó que, “por problemas técnicos y de seguridad” el proyecto de acceso Sur del puerto de Barcelona volverá a sus inicios, es decir, al proyecto presentado en el año 2004 por sus predecesores en el ministerio. Volver al punto de inicio 14 años más tarde supondrá, a la práctica, una nueva ralentización de la ejecución de unas obras tan necesarias como largamente reclamadas por la comunidad portuaria y logística. Cuestionado por el tiempo antes de iniciar la ejecución de las obras, el ministro ni siquiera se ha atrevido a dar un plazo ya que antes “se debe llevar a cabo la Declaración de Impacto Ambiental”, algo que ya se hizo una década atrás, pero que ha perdido su vigencia ante la inacción de Fomento.

Volviendo al proyecto inicial, el Adif –dependiente también de su departamento- “será el responsable de la ejecución de un proyecto [sin fecha límite] de doble vía de ancho mixto a través del antiguo cauce del río Llobregat”, desviado hace más de 15 años con este mismo propósito”. Tampoco se mojó esta mañana De la Serna para facilitar la inversión que deberá asumir la autoridad portuaria catalana en esta nueva proyección, pese a que remarcó que “tiene fortaleza económica para asumir la obra” (y no será gracias a la gestión que realiza un callado José Llorca, presidente de OPPE, que le acompañaba impasible y callado).

En cualquier caso, la apuesta por los accesos terrestres al puerto de Barcelona y, en general, a todos los puertos exportadores del país, deben ser planteados como proyectos ambiciosos, que generan riqueza y no sólo votos.

El Decreto de la estiba “se está imprimiendo”

Respecto a la estiba, ante el comunicado del sindicato Coordinadora de esta misma mañana (leer información relacionada) que dijo desconocer, De la Serna señaló textualmente que “estamos imprimiendo con celeridad el nuevo Real Decreto”. Quizá sería bueno que desde los sindicatos de la estiba planteen al señor ministro el cambiar de imprenta.

De la Serna, con cierta sorna, ha señalado que este Decreto “conlleva su tiempo”. Antes de llegar a Consejo de Ministros debe pasar los filtros de su sometimiento a información pública, la consulta y visto-bueno de la Comisión Europea y su autorización –no necesaria legalmente- por parte del Consejo de Estado. Parece ser que desde junio del pasado año no han tenido tiempo para ponerse a ello.

En cualquier caso ha emplazado el titular de Fomento a reunirse con los representantes de los trabajadores una vez concluya tan singular impresión. Por los plazos que siguen desde su departamento parece que será a principios de mayo, dejando poco o ningún margen a los trabajadores para impugnar algún cambio.

Finalmente resaltar una frase fuera de tono y desafortunada para un representante público: un compañero periodista le ha preguntado al ministro por una propuesta de la CUP (recordemos que se trata de un partido con representación parlamentaria) para descentralizar la titularidad de las infraestructuras estratégicas en Catalunya, entre ellas los puertos de Barcelona y Tarragona. Su respuesta, un tanto seca, ha sido un lacónico “Va a ser que no”.

Hay mil y un maneras de dar respuesta a este tipo de cuestiones pero De la Serna lo ha hecho con cierto aire de superioridad y olvidando que, sin ir más lejos, los principales puertos de Europa funcionan de forma descentralizada, así que no es un planteamiento ni inoportuno ni fuera de lugar. Se puede estar más de acuerdo o más en contra, pero siempre se debe mostrar un señorío del que, al menos en esta ocasión, no hizo gala.

Por cierto, pese a haberse estudiado deprisa y corriendo las cifras de Barcelona, "la joya de la Corona del sistema portuario español", según  dijo, olvidó De la Serna extender su felicitación por los resultados del recinto al conjunto de la comunidad portuaria de la capital catalana y a los trabajadores de la instalación. Sixte Cambra, siempre más señor, enmendó el error del responsable de Fomento.

 

Buscador

Introduzca los términos de búsqueda