Volver al listado de noticias

MARTES, DÍA 13: CLAVE PARA EL ACUERDO ENTRE EMPRESAS Y ESTIBADORES

  • Gente del mar
  • Economia Marítima
  • Administración marítima
  • Puertos
  • Empresas marítimas

DANIEL MOLERO 12/06/2017

Blog: "Viento de Tramontana"

Generalmente, la creencia popular marca que los días 13 de cada mes que caen en martes no son presagio de buenas noticias. Sin embargo, el conflicto de la estiba debería dejarse de dogmas no científicos y, en la reunión prevista para la jornada de mañana, limar todos los flecos pendientes que eviten los cinco días de huelga previstos por los agentes sindicales, que no son buenos para las empresas, pero tampoco para los propios trabajadores ni para el conjunto de la economía española.

Desde Anesco, la patronal, se debería reajustar el posicionamiento y cumplir con lo que han dicho a los estibadores en las horas previas a los encuentros bilaterales. Es decir, asegurar el empleo de los más de 6.000 trabajadores mediante el reajuste de las empresas –por porcentaje de participación- en los futuros Centros Portuarios de Empleo (las actuales Sagep modificadas por el decretazo del Gobierno).

El martes pasado, tras la primera jornada de huelga, emitía la patronal un comunicado por el que exigía el cese de los paros encubiertos y la intervención del Gobierno en la negociación. La respuesta del Ejecutivo es la de siempre: silencio ante la posibilidad de establecer diálogo, vinculándolo todo (gracias a Ciudadanos o PNV) a una negociación colectiva que poco o nada tiene que ver con el cambio de un modelo de negocio y menos al cumplimiento de una Sentencia de la Unión Europea que vino dada por hacer las cosas mal desde un buen principio.

Además, el viernes pasado, tras las tres primeras (y tranquilas) jornadas de paro,  el Ministerio de Fomento volvió a reclamar un diálogo con la finalidad de que “se desconvoque la huelga y se recupere la normalidad y la actividad en los puertos españoles”. Lo que no sabe el ministro es que en los puertos existe normalidad por regla general y que lo anormal es no hacer caso en sus reclamaciones a empresas y trabajadores amparándose en una mentira y en que desde Bruselas no se permitían ciertos cambios que sí se han realizado en el caso del cambio de sistema en Bélgica.

En este sentido, la reclamación de un diálogo a la que el Gobierno se ha negado desde febrero del año 2015 es sinónimo de arrogancia, que le  restar gran credibilidad. Fomento señalaba que la imagen de los puertos se ha visto perjudicada a nivel internacional a causa de las jornadas de huelga. Debería, no obstante, mirarse al propio ombligo y ver si no han sido los propios responsables del ministerio los que no han hecho el ridículo en Bruselas y Luxemburgo… y de cara a una opinión pública que les ha girado la cara.

Mañana, estibadores y patronal tienen una nueva oportunidad de demostrar su capacidad y de mostrar al Gobierno y la sociedad en general que ellos sí tienen sentido democrático y compromiso por el crecimiento y la sostenibilidad de los puertos y la economía del conjunto del país.

Al menos, desde Coordinadora lo tienen claro cuando señalan que "nos reuniremos con la voluntad firme de llegar a un acuerdo y poder volver a dedicarnos a lo verdaderamente importante: hacer crecer los puertos con nuestro trabajo y compromiso, como hemos hecho en los últimos años".

Buscador

Introduzca los términos de búsqueda