Volver al listado de noticias

MADRID CLAUSURA EL FORO DE LNG & SHIPPING, UN MERCADO EN CRECIMIENTO Y CON FUTURO

  • Medio Ambiente Marino
  • Administración marítima
  • Entorno marítimo
  • Gas Natural Licuado (GNL)
  • Empresas marítimas

NAUCHERglobal, Daniel Molero 25/05/2018

Bajo la organización de la Fundación Ingeniero Jorge Juan, tres mesas redondas han dado por concluidas esta mañana las dos jornadas del Madrid LNG & Shipping Forum 2018, un encuentro en el que ha quedado patente el gran futuro que se le prevé al uso del gas natural licuado como proveedor de energía para el sector marítimo en los próximos años.

Así al menos lo han dejado patente en un primer panel representantes de diferentes compañías relacionadas con las motorizaciones de los buques. La restricción de las emisiones ha conllevado que los ingenieros navales enfoque su esfuerzo en la innovación de sus herramientas y soluciones. El verde es un color de moda, necesaria eso sí, en la industria del transporte, y el segmento marítimo no puede quedar al margen.

Así, los fabricantes de motores e ingenierías han ideado diversas alternativas para que los buques puedan acoplarse. En cualquier caso son realistas al señalar que el GNL tiene pros y contras: a las bajas o nulas emisiones del gas, se le debe sumar un coste importante en la transformación de los actuales tradicionales motores de fueloil a mixtos y/o híbridos. También apuntan los expertos a que el coste de construcción de un buque impulsado por GNL puede incrementarse (al menos en lo que a motorización se refiere) entre el 15% y el 20% sobre los motores a fueloil.

Además, se debe atender a que el GNL es una alternativa, aunque no la única: metanol, etanol, electricidad por baterías de litio, etc. son también opciones viables para el desplazamiento de los buques. No obstante, el GNL parte con la ventaja que muchos Gobiernos intentan impulsar este sector mediante la aplicación de una fiscalidad mejorada para armadores y navieras.

Perspectivas del comercio internacional y los precios del gas

El segundo panel de la mañana ha estado dedicado al comercio (trade) del gas natural licuado. Los expertos han apuntado que en el momento actual Europa no está importando más GNL del que consume y es el mercado chino el que hace que, a escala global, haya positivos signos de crecimiento.

De entre los países productores de gas, en el corto y medio plazo destacará Rusia, provocando un estancamiento (que no retroceso) de los extractores europeos que actúan en terminales a escala internacional. No obstante, esta circunstancia podría verse compensada por la mayor capacidad para el almacenaje y la regasificación de GNL de los países de la Unión Europea, lo que podría generar, a nivel comercial, que los precios no crezcan en exceso de manera que pueda quedar compensada oferta y demanda.

Los analistas creen que China continuará siendo el mercado que más GNL demandará hasta el año 2020. No obstante, esta posición de dominancia verá como son otros países de Asia (con la India a la cabeza) los que avancen en porcentaje de importación, que no en cantidad demandada. Para Estados Unidos por su parte y en su perfil de productor, los países de la Unión Europea seguirán siendo sus principales socios. No obstante, el mercado latinoamericano puede mostrar síntomas de crecimiento en su demanda.

En cuestión de precios, ninguno de los panelistas se atreve a dar una conclusión clara. No obstante, las tendencias muestran como el precio del gas natural podría disminuir o, al menos, mantener posiciones en el próximo lustro, debido a la incidencia y entrada de productores con extracapacidad, unido a la inversión en almacenaje del GNL y las mejoras logísticas.

El mercado español está capacitado tecnológicamente para acontecer un líder sólido en la logística del GNL en Europa en los próximos años debido a las grandes inversiones privadas realizadas en este ámbito. Recordar que en el momento actual, cerca de un tercio de la capacidad total de almacenaje de GNL está ya en España y se cuenta con seis plantas de regasificación en diversos puertos clave.

Precisamente en la situación del mercado español para el gas natural se ha centrado el último panel de la jornada: pese a que los comentarios respecto a la actualidad no son halagüeños, con un retroceso del uso del gas desde el año 2007, derivado de la crisis económica y la ralentización de la industria, también han afectado al momento actual la proliferación de energías renovables y un descenso en el precio del GNL importado.

En cualquier caso, la tendencia que apuntan los panelistas, pasa por que los mercados se estabilicen y se compense el balance mediante la competitividad y flexibilidad de los precios, unido a un mayor arraigo del uso del gas natural por parte de usuarios particulares y pymes, dependiendo, en cualquier caso, que la Administración cree regulaciones que ayuden a mejorar la situación.

Se apunta también, como ya explicaban ayer desde la Asociación Española de Navieros, que el problema actual subyace del hecho que son solo unos pocos armadores los que, por el momento, han apostado por el GNL como fuente de propulsión para los buques (menos del 1% de los buques operativos a escala mundial), y difícilmente se podrá llegar al objetivo de reducir las emisiones el 40% en el año 2030 si las navieras no realizan una apuesta clara.

Apuesta clara desde España, gracias a la inversión privada

En España existen, como ya se ha comentado, excelentes instalaciones, capacidad y posibilidades; sin embargo, uno de los grandes escollos es también la falta de interconexión de los países vecinos para el traslado del GNL y su distribución al centro y Sur de Europa. Se necesita invertir en esta fase, según apuntan las principales compañías del segmento del gas. Al margen, cabe la opción de flexibilizar y dar mayor empaque a las actuales fluctuaciones entre oferta y demanda.

En este aspecto, el representante de Iberdrola en el panel, ha resaltado que el futuro de la energía son las renovables, pero que de igual modo se necesita que el gas natural actúe como elemento que aporte flexibilidad al mercado. La energía renovable se ve, en todo caso, como una opción lejana para el transporte marítimo debido a que la tecnología existente en la actualidad apenas ofrece opciones de autonomía para los trayectos de largo alcance y, su implantación, sería mucho más costosa que las alternativas actuales.

Respecto a la Unión Europea, desde Bruselas se pretende una energía limpia, renovable, sostenible… y accesible económicamente. Como tópico y objetivo suena bien, pero la realidad es diferente y se ve complicado reconducir la actual situación del sector marítimo para acceder a los propósitos.

En este sentido, España que ha hecho los deberes, puede convertirse en el hub europeo de gas natural, atendiendo a que la demanda crecerá en el conjunto de la unión, y que no todos los países tienen implementada capacidad de almacenaje y menos de regasificación del GNL, por lo que España puede pasar a ser un exportador en bruto del gas natural que llega al país licuado.

Para finalizar, en respuesta a la pregunta efectuada por Claudio Rodríguez, moderador de este panel y presidente del foro, de si es el GNL una perfecta alternativa a las renovables, la respuesta ha sido clara y contundente: no es que sea una alternativa perfecta, sino que, además, es la única. Se trata de una visión que aporta gran optimismo al futuro del segmento gasístico.

Clausura leída de José Llorca

Para culminar con las dos jornadas de repaso a la situación del gas natural licuado y su posicionamiento respecto a la industria marítima, la organización ha invitado al presidente de Puertos del Estado, José Llorca, que llegado en el último momento y con un discurso leído (el único que lo ha hecho en las dos jornadas de debate) y estudiado ha dado ánimo al sector para seguir apostando por el GNL como fuente de energía y la propulsión de buques, destacando la inversión –que diversas multinacionales han efectuado- en los puertos españoles para colocar al país en la cúspide logística del gas natural.

Según el presidente del OPPE, "el GNL es hoy, sin duda, la alternativa que mejor se adapta al conjunto de los retos que tiene por delante el transporte marítimo". Así, enmarcado en el plan de acción nacional de energías alternativas en el transporte se incluye de forma específica "medidas de impulso para el desarrollo del GNL como combustible marítimo, alguna de ellas ya en vigor, como la reducción del 50% en las tasas portuarias que pagan para los buques que utilizan GNL como combustible".

En una repetición de lo comentado por los panelistas expertos en la sala, Llorca ha recordado que "la industria marítima se enfrenta globalmente a uno de sus mayores retos en muchos años obligado por una regulación ambiental cada vez más estricta en materia de reducción de emisiones contaminantes y gases de efecto invernadero".

 

 

 

Buscador

Introduzca los términos de búsqueda