Volver al listado de noticias

LOS PUERTOS ESPAÑOLES CIERRAN EL PRIMER TRIMESTRE CON UN AUMENTO DEL 2%. ¿SIGUEN HABIENDO EXCUSAS?

  • Economia Marítima
  • Puertos
  • Entorno marítimo

NAUCHERglobal, Daniel Molero 04/05/2017

“Hay huelgas encubiertas”, “los estibadores desestabilizan el crecimiento de los puertos”, “La situación es casi insostenible”… Todas son frases que se han ido escuchando en los tres últimos meses del año, sobre todo por parte de responsables del Ministerio de Fomento. Sin embargo ayer, a inicios del quinto mes del año, el Organismo Público Puertos del Estado presentó los datos estadísticos correspondientes al primer trimestre de 2017 y, ¡oh sorpresa!, las instalaciones portuarias españoles de interés general crecieron un 2,04% (un 2,5% si se contabilizan las mercancías sin avituallamiento, pesca, ni tráfico interior), hasta los 124,1 millones de toneladas, 3 millones más que en el mismo período enero-marzo del ejercicio anterior.

Estas cifras dan que pensar: a excepción de los graneles sólidos, que caen el 1% debido a la rebaja de petición externa de materia prima, tanto los líquidos como la mercancía general creció por encima del 3% y, en el caso concreto de los contenedores lo hizo en más de un millón de toneladas, el 2,47% más.

Los tránsitos, que es la tipología de carga que más podría sufrir en caso de huelgas de los trabajadores, crecen en esta estadística el 0,89%. No es un gran resultado, es cierto, pero crece; al igual que lo hace la carga en contenedores en tránsito, en su caso el 0,11%.

Muchas han sido las excusas que se han buscado desde el Ministerio de Fomento y Puertos del Estado para hacer ver a la sociedad una situación que no era real: que si los puertos pierden capacidad, que si los estibadores son unos privilegiados, que si los costes laborales pervierten el crecimiento… o eran más que eso: excusas.

En los puertos españoles de interés general los contenedores, principal medida del tráfico a escala internacional, aumentaron su capacidad el 1,21%, con 3,6 millones de TEUs. Los de cabotaje lo hicieron por encima del 6%, mientras que los de comercio exterior (import y export) crecieron el 3,75%. Lo único que lastró unos resultados ejemplares fueron los TEUs en tránsito, que descendieron el 1,7% debido, en buena parte, al miedo de las navieras a ver sus tráficos afectados por un conflicto que ha sido inexistente en la gran mayoría de los enclaves portuarios.

Sí que descendieron, y mucho, el número de pasajeros (incluyendo los de crucero) y el de vehículos en régimen de pasaje. Aquí poco o nada tienen que ver los estibadores. Además, aumentó por encima del 5% el tráfico Ro-Ro, es decir, las autopistas del mar y el short sea shipping.

Por puertos, Algeciras, Valencia y Barcelona son, como es costumbre, los primeros del ranking. Si bien los dos primeros descendieron el número de toneladas movidas (el 8,2% y el 1,2% debido –fundamentalmente- al decremento de los tránsitos. Circunstancia que, como se ha explicado, deriva de las decisiones de las compañías navieras y no del trabajo en los muelles. Barcelona sí que mostró, por su parte, un importante aumento, en su caso del 25,4%, con 2,8 millones de toneladas de más respecto al período enero-marzo de hace un año.

En términos generales Ferrol, con un crecimiento por encima del 27% se encarama en el liderazgo del listado en cuanto a aumento de carga. En el lado contrario, el puerto de Pasajes, en País Vasco, mostró la cifra más negativa del conjunto del sistema, el 43,5% menos.

Buscador

Introduzca los términos de búsqueda