Volver al listado de noticias

“LOS ACCIDENTES DEL 'OLEG NAYDENOV' Y DEL 'LADY M' SE RESOLVIERON CON GRAN PROFESIONALIDAD”

  • Seguridad marítima
  • Salvamento Marítimo
  • Administración marítima
  • Puertos

NAUCHERglobal, Juan Zamora 09/06/2015

La gestión de los recientes accidentes acaecidos en el puerto de Las Palmas (OLEG NAYDENOV), y en sus proximidades (LADY M), han generado alguna controversia sobre el acierto de las decisiones adoptadas por las autoridades marítimas. ¿Fue correcta la decisión de sacar el OLEG NAYDENOV de puerto? ¿Meter el LADY M con un remolque bajo sospecha? Un accidente maritimo comprende varias fases, cuya gestión a su vez incluye decisiones diversas mejor o peor ejecutadas, y un daño personal, medioambiental y económico más o menos trágico o desastroso. Huelga repetir que no hay dos accidentes iguales.

En los accidentes mencionados (y en general en todas las emergencias que tienen lugar o acaban en puerto), intervinieron de forma activa los prácticos, cuyas opiniones pesan fuertemente en todas o parte de las decisiones que se toman para resolver el accidente con el menor daño posible. Lógico. Los prácticos son marinos profesionales altamente cualificados con la misión de velar por la seguridad de los buques que tocan el puerto donde desempeñan sus servicios.

Pedro Loyola, capitán de la marina mercante, cuenta en su haber profesional como práctico de Las Palmas con más de 25.000 maniobras de todo tipo de buques, incluidas plataformas petrolíferas y otros artefactos flotantes sin propulsión. Cántabro, de Santoña, 60 años, alumno de náutica en 1977 y capitán de la marina mercante en 1983, ejerce de patrón mayor de la Corporación de Prácticos de Las Palmas desde hace diez años. Estuvo en primera línea de la gestión de los accidentes del OLEG NAYDENOV y del LADY M

NAUCHERglobal. Cuándo y cómo participaron los prácticos en el accidente del OLEG NAYDENOV?

Pedro Loyola.A nosotros nos correspondió mover el barco más próximo al factoría ruso. Existe un protocolo de actuación para estos casos, que se ejecutó perfectamente por parte de las autoridades tanto marítimas como portuarias.

N. Y en el accidente del LADY M?

PL. El capitán marítimo, Pedro Mederos, nos convocó a una reunión a la que asistí acompañado de Gregorio Darias, práctico de Las Palmas y vocal del Colegio de Prácticos, que posee una gran experiencia profesional. En la reunión estaba el director general de Marina Mercante, Rafael Rodríguez, el director del puerto de Las Palmas, Salvador Capella, y el capitán marítimo. El director general nos explicó la situación y a continuación se fueron exponiendo y valorando las actuaciones que podrían llevarse a cabo. La información en aquel momento todavía era incompleta, así que las decisiones finales se perfilaron en una posterior reunión.

N. Fue acertada la decisión del sacar el OLEG NAYDENOV de puerto?

PL. Sin ninguna duda. El incendio estaba incontrolado y hubiera ido a más, afectando a los tanques de combustible, cartones y botellas de gases que el buque portaba. En esa situación el buque representaba un claro peligro para las personas implicadas en la extinción, para los buques atracados en su proximidad, algunos cargados con mercancías peligrosas, y para las terminales donde también se manipulan mercancías peligrosas. La contaminación resultante podría alcanzar zonas de playa, piscifactorías cercanas y a la potabilizadora de Las Palmas. Creo en defintiva, que se tomó la mejor decisión posible.

N. ¿Por qué lo remolcaron a la zona donde finalmente se hundió?

PL.En la situación en la que se encontraba el buque la decisión de remolcarlo hacia el Sur era la única viable ya que de remolcarlo hacia el Norte habría que navegar contra el viento y la mar, con riesgo de ruptura del tren de remolque. La imposibilidad de recuperar el remolque en este caso, debido a la carencia de tripulación a bordo, podría agravar aún más la situación.

N. La extinción del incendio del OLEG NAYDENOV ha suscitado muchas críticas...

PL. El incendio se propagó rápidamente lo que impidió que la tripulación pudiera sofocarlo. La actuación de los bomberos se vio muy comprometida por la rápida extensión del fuego y por la dirección del viento reinante que impedía la aproximación al foco del incendio. Alternativamente y como método de enfriamiento se usaron mangueras contraincendios a distancia y los cañones de los remolcadores. En mi opinión, cuando fueron advertidos los equipos de extinción poco o nada podía hacerse. Los pertrechos que portaba el buque agravaron su situación.

N.Considera acertada la decisión de meter en puerto el LADY M?

PL. Sin lugar a dudas, el buque era un peligro en la mar, inexorablemente había que llevarlo a lugar seguro. Otra cosa hubiera sido que no se hubiese podido extinguir el incendio en cuyo caso habría que haberlo mantenido a distancia.

N. Era adecuado el sistema de remolque del LADY M?

PL. Esta era una preocupación que estuvo encima de la mesa desde el primer momento. Obviamente no se podían correr riesgos en la aproximación a tierra. Por esa razón, con buen criterio, el director general de Marina Mercante estableció, además de otras medidas de prevención, que un grupo integrado por un inspector de la Capitanía Marítima, un práctico y personal de Salvamento Marítimo embarcaran en el buque, aún lejos de la costa, para efectuar un examen de su estado y condición, y una evaluación del sistema de remolque. A bordo comprobamos que el remolque estaba en buenas condiciones y que el petrolero podía entrar en puerto.

N. Pudieron analizar la causa del incendio en la sala de máquinas del LADY M?

PL. Llegar a conocer el origen de un incendio es siempre tarea peliaguda que exige una gran especilización profesional. Según parece, el fuego empezó en un cuadro eléctrico, pero desconozco las causas.

N. ¿Qué conclusiones podríamos extraer de estas experiencias?

PL. Hay que tener presente que han sido accidentes totalmente distintos y con actuaciones muy diferentes. En el caso del factoría ruso, el buque tenía un incendio a bordo de graves consecuencias y de imposible resolución en puerto; en el caso del petrolero, el incendio estaba extinguido. Sostengo que en ambos casos las decisiones que se tomaron para gestionar las emergencias fueron acertadas. Comprendo que hoy luce más la crítica fácil y el sensacionalismo ignorante, pero debo resaltar la capacidad de decisión y la profesionalidad del director general de Marina Mercante y del personal de la Capitanía y de la Autoridad Portuaria. Los prácticos y la corporación que presido pusieron su larga experiencia náutica al servicio de quienes eran competentes para tomar las decisiones correspondientes, y nos sentimos muy satisfechos de esa colaboración. Hubo un altísimo grado de profesionalidad en todas las reuniones, en todos los debates y en todas las decisiones.



Buscador

Introduzca los términos de búsqueda