Volver al listado de noticias

LIMASSOL: LA UNION EUROPEA DE LAS GRANDES DECLARACIONES VACÍAS

  • Derecho marítimo
  • Economia Marítima

NAUCHERglobal, Juan Zamora 16/10/2012

En Limassol, Chipre, los días 7 y 8 de octubre se reunieron en conferencia informal diversos ministros de la UE para tratar sobre la Política Marítima Integrada (PMI).

A la reunión asistieron el presidente de la Comisión Europa, Durâo Barroso y la comisaria de asuntos marítmos y pesqueros, Maria Damanaki.

Aunque las palabras sirven para justificar casi todo, la verdad es que no se alcanza a ver la necesidad, ni siquiera la conveniencia, de una conferencia de tan alto nivel con tan magros resultados. Relativo lo del nivel, ya que por España asistió, como jefa de delegación, Teresa Molina, secretaria de Estado para la Unión Europea.

La PMI constituye un horizonte, un señuelo podríamos decir, formado de buenas palabras sonajero, crecimiento azul, sostenibilidad armonizada, potencial de crecimiento y empleo, expresiones de discurso electoral, pero carentes de contenido. La PMI no es siquiera una política, en sentido estricto, ya que no aparece en los Tratados europeos.

En la conferencia se aprobó por unanimidad, y por aclamación como era de esperar, la Declaración de Limassol, un texto repertorio de actividades marítimas clasificadas en dos grupos, el de gran potencial, acuicultura, energía renovable, turismo marítimo y farma-industria marina, y el tradicional, la clásica pesca, el transporte marítimo, los puertos, en fin esas cosas de segundo orden.

La delegación española, como no podía ser menos, apoyó con entusiasmo la retahíla de palabras campanudas, la Declaración de Limassol y todo lo que sea hablar por hablar. Luego, en la realidad, la política marítima española se desintegra en multitud de ministerios y secretarías y demás administraciones que pugnan entre sí por nimios detalles competenciales. Y entre tanto, en La Coruña, el juicio esperpéntico contra el capitán del Prestige, la única persona que se comportó con cordura en los aciagos días del siniestro del petrolero, muestra la peor cara de la palabrería oficial.   

Buscador

Introduzca los términos de búsqueda