Volver al listado de noticias

LAS BASES DE LOS ESTIBADORES, EXPECTANTES ANTE EL PRESUNTO INFORME NEGATIVO DE LA ABOGACÍA

  • Gente del mar
  • Derecho marítimo
  • Administración marítima
  • Infraestructuras portuarias
  • Entorno marítimo

NAUCHERglobal, Daniel Molero 13/07/2015

Durante las últimas horas se han puesto en contacto con NAUCHERglobal diversos trabajadores del sector de la estiba, pertenecientes a las bases del sindicato Coordinadora, para mostrar su estupefacción ante el presunto informe negativo de la Abogacía del Estado sobre las propuestas sindicales para resolver el conflicto generado tras la sentencia del Tribunal de Luxemburgo.

La publicación online Vozpópuli publicó a finales de la pasada semana una información en la que ponía en un aprieto a los responsables de los sindicatos negociadores ya que habla de un informe que va "contra los principios de libertad de establecimiento y libertad de contratación en el ámbito de la estiba".

Esta misma semana está previsto un nuevo encuentro entre los responsables del Ministerio de Fomento, Puertos del Estado, los representantes de los trabajadores y la patronal Anesco para debatir las líneas de cumplimiento de la sentencia condenatoria de diciembre del pasado año y, en este sentido, de ser cierto lo que publican los compañeros de Vozpópuli, podría todo desembocar en una nueva guerra en los puertos.

Son muchas las voces que, desde los sindicatos, reclaman mano dura a sus dirigentes y se plantean, incluso, la posibilidad de paralizar la actividad de carga y descarga de mercancías en los puertos hasta que la situación esté resuelta a su favor. Parece que la Abogacía del Estado, como antes hizo el Ministerio de Fomento, dan relativa poca trascendencia al Convenio 137 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), uno de los caballos de batalla de Antolín Goya al inicio de las negociaciones el pasado mes de abril.

Otras fuentes han apuntado que lo publicado podría ser un “globo sonda” del propio Ejecutivo para tensar la cuerda tras el principio de acuerdo alcanzado la semana pasada entre empresas (representadas por Anesco) y trabajadores (Coordinadora, UGT y CCOO).

Tras varios meses sin noticias del ministerio, y con el cumplimiento de la sentencia que debería ejecutarse en un plazo breve de tiempo, la Abogacía del Estado culminó el informe a principios del pasado mes de junio y, hasta esta misma semana, han sido los responsables del gabinete jurídico de Fomento, los que han tenido que sopesar los pros y contras de establecer una negociación con los sindicatos a sabiendas que la Abogacía prevé –presuntamente- que la propuesta de que las empresas deban contratar a los trabajadores de las Sagep incurriría en contra la libertad de contratación.

Se abren ahora varios frentes en la negociación que otorgaría mayor poder a las empresas. El principal escollo de la negociación se situará en la contratación de los trabajadores. Luxemburgo prevé la no obligatoriedad de hacer uso exclusivo de las Sagep para las contrataciones. No obstante, el encuentro mantenido el viernes entre patronal y sindicatos abre la vía a que sean las empresas las que creen una sociedad nueva, a modo de empresa de trabajo temporal portuaria, pero sin obligatoriedad de contratación y sin arreglos en la fiscalidad en caso de hacerlo, porque esta circunstancia sería vista desde Bruselas como una ayuda de Estado. Un punto ilegal a ojos de la Comisión Europea.

Esta semana se conocerá –por fin- la propuesta de Puertos del Estado. Pero, de no mejorar mucho las condiciones que prevén los trabajadores en el diálogo abierto, habrá nuevas paralizaciones de las instalaciones portuarias españolas.

Algunas empresas, sobre todo desde el área de Valencia, continúan diciendo fuera de las reuniones de la patronal, que los salarios de los estibadores de los puertos, pese a su alta productividad, están por encima de sus posibilidades y que tienen una serie de privilegios que no dispone ningún otro sector (a excepción de controladores aéreos, por ejemplo).

No explican, sin embargo, que el sector de la estiba está altamente especializado y que reciben –a través de las sociedades de estiba- una formación y unas medidas de seguridad en el trabajo que también están lejos de otros sectores productivos. Este punto debería haber sido resuelto hace años haciendo un análisis en profundidad de los costes laborales, pero el Observatorio se creó tarde y los datos de que dispone no son los más actuales, se supone que por el temor de las propias empresas a dar pistas a su competencia de lo que hacen o dejan de hacer.

Será curioso, en cualquier caso, observar desde la barrera cómo es el encuentro de esta semana con los responsables del Ministerio de Fomento, que deberán andar con pies de plomo si no quieren que el progresivo crecimiento de la economía en España se estanque durante unos días por no haber sabido dialogar.

 

Buscador

Introduzca los términos de búsqueda