Volver al listado de noticias

LA VERDAD DEL CASO ‘NORDIC PASSAT’

  • Seguridad marítima
  • Salvamento Marítimo
  • Puertos
  • Navieras

NAUCHERglobal, Juan Zamora 28/12/2016

Comentando el artículo “La importancia de tomar decisiones correctas. El caso del MAX JACOB”, aparecido en NAUCHERglobal el pasado 24 de diciembre, el lector Jesús Dovale afirmaba que al petrolero NORDIC PASSAT se le había negado la entrada en algún puerto canario, y finalizaba con el aserto “Situaciones casi idénticas [en referencia al MAX JACOB] y distintas actuaciones”. En la Redacción de NAUCHERglobal seguíamos el caso del NORDIC PASSAT desde que tuvimos noticia de su avería.

Es de público dominio entre los lectores de NAUCHERglobal que los accidentes e incidentes marítimos son siempre diferentes. No hay dos idénticos. Cada caso de un buque con problemas requiere un análisis específico y emprender las acciones pertinentes al caso concreto con los medios disponibles más adecuados. Ello no impide que, a base de experiencias diversas, la industria del salvamento marítimo y las organizaciones públicas cumplidoras del Convenio Internacional sobre Salvamento Marítimo, 1989, hayan elaborado algunas guías de actuación aplicables, en general, a determinados tipos de siniestros. Por ejemplo, como afirmaba NAUCHERglobal en el artículo citado, la opción de refugiar el buque con problemas de preferencia a dejarlo al albur de la mar. Un principio que, como todos en la mar, hay que utilizarlo con sentido común. Un buque incendiado en puerto puede ser necesario sacarlo a mar abierto si la valoración de riesgos concluye que puede causar graves daños a las personas del entorno. Fue el caso del OLEG NAYDENOV.

El NORDIC PASSAT es un petrolero de crudo abanderado desde marzo de 2010 en las Islas Marshall, de 164.274 toneladas de peso muerto, 274 metros de eslora y 50 metros de manga, construido en 2002. Tuvo en origen la bandera griega y el nombre DECATHLON, que cambió en octubre de 2003 por la bandera de las Marshall tras un solo día que consta abanderado en Alemania, pasó a llamarse CAPE BALTIC; en octubre de 2008 se pasó en serio al pabellón alemán tras un día que consta abanderado en Liberia, lo volvieron a llamar DECATHLON; finalmente, en marzo de 2010 regresó al registro Marshall y lo bautizaron con el nombre actual. Siempre clasificado por Germanischer Lloyd (ahora DNV-GL), lo cual probablemente indica la procedencia del propietario real.

El NORDIC PASSAT salió cargado de crudo del puerto iraquí de Al Basrah con destino a Fos, en la costa mediterránea francesa. Pero en el camino, cerca ya de las Canarias, explotó el cárter del motor principal causando diversas lesiones al personal de máquinas, uno de ellos de gravedad. Solicitó el viernes 23 a Salvamento Marítimo la evacuación del herido grave, operación que se llevó a cabo satisfactoriamente. El tripulante fue atendido en un hospital de Las Palmas con la supervisión del consignatario nombrado por el naviero.

A través de Sasemar, sabemos que contactó con la Capitanía Marítima de Tenerife, la cual le comunicó que podría entrar en puerto si tenía atraque apropiado. No se le ofrecieron por parte de la Autoridad Portuaria unas condiciones que considerara satisfactorias y, conociendo las mejores condiciones de Las Palmas para reparar, allí se dirigió. Entre tanto contrató un remolcador. En ningún momento contactó con las autoridades marítimas de Las Palmas, a las que ni siquiera informó de las averías que tenía a bordo. Tratando directamente con el puerto de Las Palmas, éste le comunicó que no tenía atraque disponible. Ante esa situación, el capitán del buque -en contacto permanente con el armador- decidió dirigirse a Gibraltar acompañado del remolcador.

Durante todo este tiempo el petrolero ha estado controlado desde las torres de control de tráfico marítimo y desde el buque de salvamento MIGUEL DE CERVANTES, de modo que las autoridades marítimas han dispuesto de puntual información sobre la posición del buque y su velocidad. En ningún momento ha existido una situación de peligro para las personas o el medio ambiente. Y el buque en ningún momento solicitó refugio o ayuda. Sus tratos se movieron por la vía comercial portuaria.

Habría sido beneficioso para los servicios portuarios y las industrias de la zona que el NORDIC PASSAT hubiera entrado en un puerto español. No ha sido posible porque las autoridades portuarias no tenían atraque disponible en condiciones, según dicen. Eso es todo.

 

 

Buscador

Introduzca los términos de búsqueda