Volver al listado de noticias

LA SENTENCIA DEL PRESTIGE, PRUEBA DE CARGO CONTRA LA CRIMINALIZACIÓN DE LOS MARINOS

  • Prestige

JUAN ZAMORA 14/11/2013

Blog: "El barógrafo"

La sentencia absolutoria decidida por el tribunal que ha juzgado el proceso penal contra el capitán, y el jefe de máquinas del PRESTIGE y contra la autoridad marítima española en noviembre de 2002 tendrá sin duda lecturas distintas y contradictorias. Una de ellas, sobre la que NAUCHERglobal ha insistido en diversas ocasiones es que la criminalización indiscriminada de los capitanes cuyos buques han sufrido un accidente constituye un capricho carísimo e inútil.

Nos hemos gastado (la hacienda pública se ha gastado) un dineral que no tenemos en procesos jurisdiccionales y aventuras americanas y londinenses que jamás deberíamos haber iniciado. Muchos millones de euros tirados a la basura por la incuria de unas autoridades que unen a su ignorancia sobre los buques y el derecho marítimo un difuso temor a los hombres del mar. Unas autoridades cobardes e indignas que con tal de sacarse de encima la sospecha de la sociedad sobre su incompetencia agarran a los marinos que tengan a mano y les imputan la responsabilidad de los hechos antes de haber iniciado siquiera una somera investigación del siniestro.

España ha cometido ese error varias veces. La ponencia que José María Ruiz Soroa y Juan Zamora leyeron en el Congreso de Bilbao sobre grandes accidentes marítimos (ver noticia relacionada) partía de ese error contumaz cometido en los siniestros del URQUIOLA, el AEGEAN SEA y el PRESTIGE. Accidentes que deberían haberse sustanciado en un juicio civil para dilucidad la responsabilidad por los daños causados, pero  nunca en un proceso penal de fatigosa instrucción que, además, no servía para nada.

Todos los acusados en el proceso del PRESTIGE han salido absueltos del grueso de las acusaciones, los delitos contra el medio ambiente, y esa decisión parece poco o nada reprochable desde el punto de vista de la justicia penal. Aquí no había delito alguno que juzgar (ver noticia relacionada). Había mucho mamarracho metido a político que deberíamos haber jubilado hace años y hay que afrontar una reforma profunda de la actual administración marítima.

La sentencia contiene un párrafo cuya sedosa ironía, cargada de talento y tristeza, no escapará a los lectores: “Lo mismo cabe decir de algunas autoridades oídas en juicio que nada relevante han aportado, salvo algunas apreciaciones de sentido común en el caso de un ex ministro [Alvarez Cascos] y una confusa negación de toda responsabilidad por parte de quien en los días de autos era Delegado del Gobierno [Fernández Mesa], que se limitó a reiterar que no ejerció ninguna labor o tarea decisiva, ni tan siquiera de coordinación, sino que se limitó a recibir protocolaria y amablemente a las personas que se integraron en un dispositivo de valoración de la emergencia y aquellas otras que lo asesoraron” (las negritas son mías, JZT). Nótese que el redactor silencia pudorosamente el cacareado “Organismo Rector” (“dispositivo de valoración de la emergencia”, lo llama ahora la sentencia), que según testigos muy cualificados (Angel del Real, Manuel Nogueira, José Pose, Heliodoro Rey, el propio director general, Lopez Sors), fue quien de forma colegiada tomó la desastrosa decisión de lanzar al petrolero contra el temporal, rumbo 320, y luego permitió la errática y absurda navegación del PRESTIGE frente a las costas de Galicia con rumbos de componente sur. Todos los testigos citados, pobriños, habían sido engañados por el del pelo engominado, que culminaba su patraña con unas actas en las que, el descarado, no se cortaba un pelo y escribía que eran reuniones del “Organismo Rector”. El absurdo proceso penal del PRESTIGE contiene en su interior tantos disparates, tanto personaje grotesco y tantas mentiras, que resulta perfectamente comprensible que el tribunal haya decidida cortar de raiz. Ya está bien de utilizar a la justicia. Todos a la calle

Volvamos al jaleado y decisivo, al decir de los voceros del Gobierno, Organismo Rector. Pues bien, ese juguete presidido por un edecán vocacional que usurpaba un puesto político de la importancia de la Delegación de Gobierno en Galicia y que ahora coloniza impunemente la dirección general de la Guardia Civil, no existía, era humo. 

No les voy a poner aquí todas las noticias relacionadas en que NAUCHERglobal informaba con datos bien contrastados sobre los puntos antes mencionados. Que el lector interesado abra la página de Actualidad, entre en el epígrafe Prestige (en el margen izquierdo de la página) y repase los artículos publicados por esta plataforma informativa. 

La condena de nueve meses a Apóstolos Mangouras por un delito de desobediencia, delito que simplemente no existió, se me antoja la torna, aquella sentencia de muerte a un persona que nadie echaría de menos para hacer más pasable la criminal sentencia de muerte a Puig Antich. 

No aprendemos. Y eso es gravísimo.

Buscador

Introduzca los términos de búsqueda