Volver al listado de noticias

LA SEGURIDAD, LOS RIESGOS Y LA AUTORIDAD: EL EJEMPLO DEL 'GENMAR VICTORY'

  • Seguridad marítima
  • Administración marítima
  • Puertos

NAUCHERglobal, Juan Zamora 01/07/2015

Ayer por la mañana fondeó en el puerto de Las Palmas el buque tanque GENMAR VICTORY, un superpetrolero de 334 metros de eslora y 70 de manga, cargado con 302.000 toneladas de fuelóleo. Una avería en la máquina principal le obligó a entrar de arribada cuando navegaba con rumbo sur desde Europoort (Rotterdam) a Singapur, con capitán rumano y 28 tripulantes de cultura y pasaportes variados: filipinos, rumanos, rusos y británicos.

Construido en 2001 con el nombre de STENA VICTORY, bandera de Liberia y clasificación a cargo de Der Norske Veritas, capital nórdico por tanto; transferido en 2002 a la bandera de Berrmudas, en 2006 a la clasificadora American Bureau of Shipping y con cambio de nombre en 2009, el GENMAR VICTORY, una típica historia de buque mercante moderno, parece sin embargo haber permanecido siempre en manos de los mismos armadores, que mudaban de piel al vaivén de las circunstancias del mercado y de sus conveniencias económicas.

Notificada la avería a las autoridades españolas, la Capitanía Marítima de Las Palmas envió un inspector a examinar el estado y condición del buque y convocó a los consignatarios a una reunión en la sede de la Capitanía. El GENMAR VICTORY puede entrar en puerto a reparar la avería (habrá que tornear una muñequilla, entre otras cosas), pero no tiene atraque adecuado hasta el próximo 4 de julio, de modo que habrá de quedar fondeado, con dos remolcadores a su lado y los respectivos cabos de remolque alistados.

Si puede afirmarse que todas las decisiones son discutibles, las medidas preventivas suelen ser además particularmente discutidas. ¿Dos remolcadores? ¿Es necesario, no bastaría con uno? Es la economía, estúpido, cuentan que afirmó el presidente Clinton en la campaña electoral de su primer mandato. La maldita economía. La bendita economía. Pero en esa reunión en la Capitanía Marítima se encontraba también el director general de Marina Mercante, hombre de sólida formación marítima y con amplia experiencia empresarial, que mantuvo su criterio de forma contundente. Por unos miles de euros no vamos a arriesgar una posible contaminación del medio marino de coste infinitamente mayor, así que dos remolcadores al costado del superpetrolero, listos para actuar si sucediera cualquier contratiempo o la meteorología pusiera en peligro la seguridad del fondeo.

Buscador

Introduzca los términos de búsqueda