Volver al listado de noticias

LA PERIPECIA DEL ‘SNAV SARDEGNA’

  • Seguridad marítima
  • Administración marítima
  • Puertos
  • Navieras

NAUCHERglobal, Ricardo Enebros 13/09/2016

El “ferry” de bandera italiana SNAV SARDEGNA navegaba el pasado 6 de septiembre desde TángerMed a Barcelona con 696 pasajeros, 106 tripulantes y un número indeterminado de vehículos cuando sobre las dos de la tarde, a unas 20 millas del puerto de Cartagena, comunicó a las autoridades marítimas españolas que tenía una avería en uno de los propulsores y que estaba intentando repararla para continuar viaje a Barcelona, su destino final. La Capitanía Marítima de Cartagena tomó, con impecable sentido profesional y pleno acierto, la decisión de permitir la estancia del buque a la deriva en aguas españolas, incluso el fondeo del buque si así lo decidía el capitán, con la condición de tener junto a él un remolcador.

Tras varias horas de duro trabajo en la sala de máquinas del SARDEGNA, el jefe de máquinas, direttore di macchina,comunica al comandante la imposibilidad de reparar la avería con los medios de a bordo. El capitán decide entonces informar de la situación a la naviera y a la sociedad de clasificación (el Registro Navale Italiano, RINA), al tiempo que informa a las autoridades marítimas españolas y solicita atraque en el puerto de Cartagena.

Con las medidas impuestas por el capitán marítimo, irreprochables, el ferry atraca en el muelle de Santa Lucía de Cartagena con la intención de desembarcar a los pasajeros y a sus vehículos, pero éstos se niegan a abandonar la nave hasta que la empresa armadora les compense por los gastos que habrán de afrontar en el viaje por carretera hasta Barcelona, gastos no previstos pues en el buque tenían la manutención (y el transporte, claro) asegurada. Finalmente, ya bien entradas las primeras horas del día 7, el capitán del ferry y los pasajeros llegan a un acuerdo. En medio del rifirrafe los cónsules de Marruecos en Almería y Valencia, las autoridades españolas de inmigración (con la policía correspondiente) y el capitán marítimo de Cartagena.

Ya sin el agobio de unos pasajeros razonablemente cabreados, los técnicos del RINA descubren que la avería está provocada por la contaminación del circuito de refrigeración de uno de los propulsores, y de paso dejan constancia de otras anomalías y deficiencias.

Finalmente, tras el informe técnico de la sociedad de clasificación, el visto bueno de los inspectores MoU de la Capitanía de Cartagena y la autorización de la autoridad marítima, el SNAV SARDEGNA salió de Cartagena rumbo a Palermo para reparar. 

Buscador

Introduzca los términos de búsqueda