Volver al listado de noticias

LA LIMITACIÓN A LOS TÍTULOS DE LOS CAPITANES DE YATE CREA CONTROVERSIA

  • Náutica de recreo
  • Administración marítima

NAUCHERglobal, Daniel Molero 23/12/2013

La semana pasada, la llamada telefónica de un lector nos puso sobre la pista de una polémica con respecto a una limitación en la nueva reglamentación sobre las titulaciones náuticas: se trata del gobierno de buques de recreo por parte de los capitanes de yate.

En la nueva normativa, la definición jurídica de embarcación de recreo está limitada a los 24 metros de eslora, por lo que, consecuentemente, los capitanes de yate tendrían esta restricción y, de hecho, no podrían gobernar buques a partir de esta configuración.

Así, según la Orden Ministerial, el capitán de yate parte con las siguientes atribuciones: gobierno de embarcaciones de recreo a motor, que faculta para la navegación sin límites geográficos, y gobierno de motos náuticas, sin límites geográficos y, como atribución complementaria, el gobierno de embarcaciones de recreo a vela, que faculta para la navegación sin límites geográficos (leer información relacionada).

De hecho, el Artículo 4º de esta Orden Ministerial, deja claro que "En ningún caso los títulos regulados en esta orden habilitan para el gobierno de buques de recreo, tal y como son definidos en el punto 2 del artículo 2 de esta orden, ni para la realización de actividades profesionales marítimas a bordo de los mismos".

Esta definición dice lo siguiente: "Buque de recreo: todo buque de cualquier tipo, con independencia de su modo de propulsión, cuya eslora de casco (Lh) sea superior a 24 metros, con un arqueo bruto inferior a 300 GT [100 GTs mas que los ingleses para el yacht master] y capacidad para transportar hasta 12 pasajeros sin contar la tripulación, destinado para la navegación de recreo, el turismo, el ocio, la práctica del deporte o la pesca no profesional, utilizado por su propietario o por cualesquiera otras personas, mediante arrendamiento, contrato de pasaje, cesión o cualquier otro título".

Tanto la definición como el redactado del Artículo 4º han creado una controversia innecesaria que, algunas voces del sector, creen que habría que modificar de cara a dar a los titulados como capitán de yate la facultad del gobierno de buques a partir de 24 metros de eslora, ya sea mediante la modificación de la definición en el texto o mediante la atribución de esta capacidad en la Orden Ministerial. Se trata de solucionar jurídicamente el problema.

La pelota está ahora en el tejado de la Dirección General de la Marina Mercante que debería proponer una enmienda a la Orden Ministerial, mediante las alegaciones que les hagan llegar, de cara a que las personas en posesión de la titulación oficial de capitanes de yate puedan tener las mismas condiciones en España, bajo la normativa española, que los capitanes de otros registros, que sí pueden gobernar buques de recreo sin limitación de eslora, tanto en nuestro país, como en los de nuestro entorno marítimo cercano.

Buscador

Introduzca los términos de búsqueda