Volver al listado de noticias

LA LIBERTAD DE INFORMACIÓN Y EXPRESIÓN PREVALECEN SOBRE EL DERECHO SUBJETIVO AL HONOR

  • Tribuna

AGUSTIN MONTORI DÍEZ 13/07/2014

Blog: "El barómetro"

Con la que está todavía cayendo en España, con los problemas de fondo que afrontan los prácticos de puerto ante la lógica avalancha de peticiones de exención del practicaje obligatorio, con la liberalización del servicio para que entre el aire limpio de la competencia acechando en el horizonte, con todo eso resulta que la junta del Colegio Oficial Nacional de Prácticos de Puerto (CONPP) se reúne en Madrid exclusivamente para aprobar una acción jurisdiccional contra la plataforma informativa NAUCHERglobal que con la firma de Juan Zamora había tenido la osadía de pedir que ante un accidente con práctico a bordo se investigue el estado psicofísico del práctico y no carguen toda la responsabilidad sobre el buque y el capitán, o sobre los remolcadores y los amarradores.

Conviene dar a conocer sus nombres: Juan A. Roig, presidente del CONPP; Amador Gutiérrez, vicepresidente; José Manuel Paz, secretario general; Jon Martin, Gregorio R. Darías, Juan P. Morales y Pablo García, vocales; José Luis Chaves, presidente de la Federación; y Antonio Molinero, gerente.

Amenazan con una querella criminal por un delito imaginario de injurias y calumnias cometido por el autor del artículo “La necesidad de examinar el servicio de practicaje”, publicado el pasado 28 de enero, si Juan Zamora no paga los 100 euros en que han valorado las lesiones al honor causadas por dicho artículo.

Podría tratarse de una broma de mal gusto y escasa gracia, pero no. Han apoderado a un grupo de abogados y se han gastado buen dinero para presentar una demanda sin fundamento alguno, salvo que admitamos que proponer la investigación del estado psicofísico de los prácticos cuando están de servicio a bordo de un buque que ha sufrido un accidente ofende el derecho al honor de algún cuerpo o colegio de profesionales (suponiendo que los colectivos posean ese derecho). Admitir eso sería como afirmar que someterse a una prueba de alcoholemia después de un accidente de tráfico ofende o atenta al honor de los conductores. 

Por muy adolescente y quebradizo que sea el honor de la corporación de prácticos de puerto resulta imposible creer que no son conscientes del disparate en el que se han embarcado (o los han embarcado), de modo que la única conclusión lógica conduce a pensar que la acción contra Juan Zamora y contra NAUCHERglobal tiene como única finalidad intimidar y atemorizar al periódico y al periodista que se ha atrevido a cuestionar respetuosamente la impunidad del servicio de practicaje en España. Algunos colectivos todavía no se han enterado de lo que significa un sistema democrático y siguen empecinados en el matonismo amenazante de “¡No sabe usted con quien está hablando!”. Una pena.

Buscador

Introduzca los términos de búsqueda