Volver al listado de noticias

LA LENTITUD ESPAÑOLA EN CUMPLIR CON SUS COMPROMISOS SOBRE SEGURIDAD PORTUARIA

  • Seguridad marítima
  • Derecho marítimo
  • Administración marítima
  • Puertos

DANIEL MOLERO 26/09/2014

Blog: "Viento de Tramontana"

La Comisión Europa le está cogiendo el gusto por llevar a España ante los Tribunales comunitarios. A la –inconveniente- presencia en Luxemburgo del juicio contra el sistema de estiba, se le une ahora una nueva demanda… esta vez no falta de razón pero que, en cualquier caso, ha supuesto un varapalo (uno más) para el Gobierno del Partido Popular.

El tema es el siguiente: España no ha adoptado ni puesto en marcha todavía el Plan de Protección Portuaria en 17 de sus puertos cuando las directrices comunitarias marcaban que se debería haber realizado esta tarea, como sí hicieron la gran mayoría de los socios comunitarios, a finales del año 2013.

El caso es que no es algo que venga de nuevo: la Directiva (ver su publicación en el Boletín Oficial comunitario –en francés-) se aprobó ¡en el año 2005! y ya, desde 2009, la Comisión estableció un sistema para recibir, periódicamente, la información de los Estados miembros sobre la aplicación de la normativa. Bruselas estableció un diálogo asiduo con las autoridades de los Estados miembros para obtener, con regularidad, información fiable sobre el nivel de realización de las evaluaciones y la aprobación de los planes de protección portuaria.

Sin embargo, en España (como en Grecia y Reino Unido) la evolución ha sido mucho más lenta y, pese a ampliar el plazo hasta el año 2013, la Comisión no ha tenido más remedio que llevar a España ante los Tribunales por incumplir los Tratados. Desde el organismo público Puertos del Estado ya se han afanado en decir que todos los puertos de interés general del Estado contarán con Planes de Protección durante el primer semestre de 2015. Si bien es una buena noticia, la pregunta que deberían hacerse, sobre todo en un asunto que afecta a la seguridad, es ¿por qué razón no lo han hecho a su debido tiempo? No obstante, salvo algunas excepciones, aquí no dimite nadie.

¿Es necesario que tenga que venir Bruselas y haga de “poli malo” para que en España se pongan las pilas? Según afirman desde el Gobierno central, "en el momento presente, de los 67 puertos afectados por la normativa, 43 de interés general y 24 de gestión autonómica, actualmente 50 puertos tienen aprobado su correspondiente Plan de Protección, faltando por tanto 17, de los cuales siete son de puertos de interés general y los restantes diez puertos de competencia autonómica".

Bruselas reconoce que España "ha desarrollado un trabajo importante, pero no ha podido respetarse el plazo que se había fijado".

Llama la atención, en el aspecto negativo, la poca disposición de los puertos afectados por finalizar la tramitación de esta Directiva en los plazos establecidos. Máxime cuando esta normativa pone su acento en la mejora de la protección de los buques y las instalaciones portuarias. El funcionamiento es el siguiente: los Planes de Protección de los Puertos son realizados por las Autoridades Portuarias y aprobados por el Ministerio del Interior en virtud de un Real Decreto del año 2007 y siguiendo las normativas internacionales establecidas tanto desde Bruselas, como desde la Organización Marítima Internacional.

España ha vuelto a llegar tarde: en cerca del 95 % de los casos de infracción, los Estados miembros cumplen las obligaciones que les incumben en virtud del Derecho de la Unión antes de que se les lleve ante el Tribunal. España recibió este mismo año un Dictamen motivado para saber cómo estaba el asunto... pero, por lo que se ha visto, a Bruselas no le ha convencido demasiado los argumentos que en su momento le debieron dar.

Por puro pudor, lo que debería hacer ahora el Gobierno es dar un listado de los puertos –estatales y autonómicos- que no han cumplido con el plazo, explicar las razones y cesar u obligar a dimitir a los responsables. En ello nos va la seguridad.

Buscador

Introduzca los términos de búsqueda