Volver al listado de noticias

LA JUSTICIA ITALIANA LIBERA EL BARCO DE PROACTIVA OPEN ARMS RETENIDO EN POZZALLO

  • Salvamento Marítimo
  • Administración marítima
  • Puertos
  • Internacional

NAUCHERglobal, Xavier Fernández de Castro 16/04/2018

El juez instructor de Ragusa (Sicilia), Giovanni Giampiccolo, ha ordenado este mismo lunes liberar al barco de la ONG Proactiva Open Arms, que se encontraba retenido en el puerto de Pozzallo a raíz de la investigación iniciada por las autoridades italianas, que acusa a la organización de favorecer la inmigración ilegal después de que el buque tuviera un encontronazo con la Guardia Costera de Libia mientras rescataba a un grupo de inmigrantes en alta mar.

El buque fue inmovilizado de forma cautelar el pasado 17 de marzo después de atracar en el puerto de Pozzallo para desembarcar a más de 200 personas rescatadas a unas 73 millas de la costa libia. La Fiscalía italiana abrió entonces una investigación con la jefa de misión, Anabel Montes, el capitán del barco, Mark Reig, y un responsable de la organización, a los que también acusaba de asociación criminal porque se negaron a entrar a los náufragos a los guardacostas libios.

En el auto, al que ha tenido acceso NAUCHERglobal, el juez Giampiccolo rechaza la petición de la Fiscalía de mantener el barco incautado y ordena su liberación. Sin embargo, esta decisión no supone la paralización de las investigaciones, tal y como ha aclarado el fundador de ProActiva Open Arms, Óscar Camps, en su cuenta de Twitter.

“Es sólo un primer paso y una buena noticia”, ha señalado Camps. “El OPEN ARMS queda liberado, pero las investigaciones de la fiscalía de Catania por organización criminal y la de Ragusa por fomentar la inmigración ilegal continúan, seguimos necesitando todo el apoyo”.

El letrado Jaime Rogrido de Larrucea, profesor de Derecho Marítimo en la Facultad de Náutica y coordinador de la defensa de ProActiva Open Arms, ya explicó hace un par de semanas a este medio que el proceso tiene una doble vertiente: una política, en la que aflora la incapacidad de Europa de gestionar correctamente los flujos migratorios procedentes de Oriente Medio y África; y una jurídica, en la que considera complicado que pueda recaer una sentencia dura contra la ONG, cuyo único objetivo es salvar vidas en peligro, y que probablemente quede todo en una sanción administrativa y su correspondiente multa económica.

En la misma línea que Camps, el equipo legal de la ONG ha advertido de que la liberación del barco es una buena noticia porque supone un golpe a la tesis de la Fiscalía, pero augura una larga batalla judicial que podría durar al menos un año. De esta forma, el delito de asociación criminal se investigará en un tribunal de Catania, mientras que el promover la inmigración clandestina seguirá su cauce en el tribunal de Ragusa que ha ordenado la liberación del buque.

Buscador

Introduzca los términos de búsqueda