Volver al listado de noticias

LA FALLIDA DE HANJIN (3)

  • Economia Marítima
  • Navieras
  • Empresas marítimas
  • Comunidad portuaria

ALONSO CONTRERAS 14/09/2016

Blog: "Boreas"

Gran desasosiego e inquietud están causando en España, por no emplear palabras de mayor calado, las medidas que las terminales de contenedores adoptan con relación a los contenedores de Hanjin, sobre todo en las llegadas.

Recapitulemos: un cargador entrega su carga a un transitario que, a su vez, hace un booking con Hanjin para uno o varios contenedores que vienen desde un puerto de Extremo Oriente a un puerto español.

Está claro que la relación del transitario, en nombre de su cliente, es con Hanjin. Pero ocurre que al llegar a puerto español y descargar el buque sus contenedores en la terminal, una vez conocida la quiebra de Hanjin, esta terminal, que tiene una larga relación económica con la naviera y una manera de recibir el pago por sus servicios que nunca es al contado, tiene un saldo a su favor en su relación económica con la compañía coreana.

La terminal pretende no aumentar este saldo, y en consecuencia, si algún receptor quiere retirar contenedores llegados en buques de Hanjin, les cobra todos los gastos que, desde su punto de vista, generan dichos contenedores. Pero es que esos contenedores no son suyos. La terminal no tiene potestad sobre ese equipo, que es de Hanjin. Su relación contractual lo es con Hanjin, y no con el transitario que contrató el embarque con Hanjin y, desde luego, nunca con el receptor.

Está ocurriendo que las terminales exigen el pago de los gastos citados a los receptores o a sus transitarios. Pero es que, además, las propias agencias y representaciones de Hanjin, exigen a los transitarios o receptores, el pago de los mismos gastos para liberar los citados contenedores, porque no debemos de olvidar que la potestad sobre los mismos es de la naviera, no de las terminales.

Así es que los transitarios y/o receptores se encuentran en una situación que, de facto, les obliga a pagar por partida doble, como mínimo, los gastos que se originan a la llegada de los citados contenedores.

Diversas acciones se están planteando de manera independiente por las varias asociaciones de transitarios en los diferentes puertos donde se da esta situación. Todas ellas exigen la intervención de las Autoridades Portuarias como entes reguladores de la actividad de las comunidades portuarias. Otros puertos europeos conocen acciones de muy diverso tipo: desde las judiciales por parte de las asociaciones, hasta las individuales.

Lo que no debería ocurrir es hacer a la carga el pagano de la quiebra de Hanjin. Y, si hilamos un poco más fino, no se debe de hacer pagar a los agentes económicos que actúan en la cadena de suministro. Los grandes cargadores, tipo Samsung, LG… arreglarán sus dificultades seguro. Pero ¿qué pasa con los cargadores pequeños y medianos?

Y todavía hay un gran número de buques de Hanjin desperdigados por ahí. Ya decíamos que esto se convertiría en una gran “mess”.

Buscador

Introduzca los términos de búsqueda