Volver al listado de noticias

LA FACHADA ATLÁNTICA EUROPEA SOPORTA EL 20% DE DERRAMES DE HIDROCARBUROS MAYORES DE 700 TONELADAS

  • Medio Ambiente Marino

FELIPE LOUZAN 29/10/2012

Blog: "Desde barlovento"

La fachada atlántica europea es una zona de intenso tráfico marítimo y con alto riesgo de accidentes y derrames de hidrocarburos como se puso en evidencia tras los últimos siniestros de los petroleros ERIKA (1999) y PRESTIGE (2002).

Los grandes derrames, aunque  infrecuentes, causan sin embargo un gran impacto económico y social, con profundas repercusiones políticas. En el estudio anexo analizo los accidentes de todo tipo de buques con derrames iguales o superiores a 700 toneladas ocurridos entre 1970 y 2005 en la fachada atlántica europea. La cantidad vertida en el Canal de la Mancha y sus proximidades se comparan con la cantidad vertida en la fachada atlántica dela Península Ibéricay con los datos de derrames a nivel internacional.

Generalmente las bases de datos actuales atribuyen el derrame a la causa final que lo originó mientras que la causa raíz –la que provocó el primer fallo– raramente se menciona. Es un hecho bien conocido que los accidentes e incidentes surgen por una concatenación  de distintos eventos. Para identificar lo que fue mal, los problemas y las tendencias y para determinar la causa raíz del siniestro resulta más adecuado clasificarlos por la causa primaria, cuando se hizo evidente que algo ha fallado, aunque se pueda tardar mucho tiempo en identificarla o incluso no pueda identificarse de forma precisa.

A nivel internacional cabe concluir que existe una tendencia clara a la baja tanto en el número de derrames como en la cantidad derramada, a pesar del aumento del tráfico marítimo, pero la fachada atlántica europea continua siendo una zona con alto riesgo de accidentes y de derrames de hidrocarburos que pueden causar importantes daños medioambientales dada la sensibilidad de la zona.

Las conclusiones generales a que llega el estudio realizado sostienen que:

  • La cantidad de hidrocarburos derramada a los      océanos debido al transporte marítimo ha disminuido significativamente      desde 1970. Tanto el número de derrames como la cantidad derramada debido      a los accidentes de buques petroleros muestran una tendencia continua a la      baja.
  • Alrededor del 10% de los derrames ≥700      toneladas se producen en la fachada atlántica europea, sin embargo el      volumen derramado supera el 20% del total mundial. Además, siete de los      veinte derrames mayores del mundo desde 1970 se han producido en esta      zona, cinco de ellos en el NW de la Península Ibérica en una pequeña      extensión de costa que abarca desde A Coruña a Leixóes (menos de 2º30’ de      diferencia en latitud). Hay un tráfico muy intenso de buques que      transportan hidrocarburos y además en continuo crecimiento a lo largo de      la fachada atlántica europea, que unido a las duras condiciones      meteorológicas durante los meses de invierno contribuyen a que esta zona      sea de gran riesgo, agravado además por el aumento del tráfico en      dirección sur de hidrocarburos pesados y persistentes procedentes de      Rusia. Por estas razones se puede considerar que la fachada atlántica europea      es una de las zonas del mundo de mayor riesgo de derrames de      hidrocarburos.
  • Incluso considerando que las medidas de      prevención pueden reducir el riesgo, un derrame de hidrocarburos puede      producirse en cualquier momento y los estados costeros deben estar      preparados para hacerle frente a tiempo y de forma efectiva. Sin embargo,      hasta el siniestro del buque tanque PRESTIGE tanto España como Portugal no      habían considerado el riesgo de derrames de hidrocarburos como una gran      amenaza. Es a partir de la inmensa contaminación que se produjo con este      siniestro cuando ambos países comenzaron a implantar medidas de      preparación y respuesta adecuadas con la finalidad de reducir las      consecuencias de los derrames de hidrocarburos y otras sustancias      peligrosas. Si se hubiera llevado a cabo un análisis de riesgos en la      década de los 70, cuando cuatro grandes accidentes se produjeron en el NW      de la Península Ibérica (POLYCOMMANDER, JAKOB MAERSK, URQUIOLA Y ANDROS      PATRIA) resultaría evidente que las costas de Galicia y Portugal eran      zonas de gran riesgo. Ni siquiera se tomaron medidas de prevención      adecuadas después del accidente del AEGEAN SEA en A Coruña (3-12-1992),      cuando ya Estados Unidos había legislado la OPA’90 (Oil Pollution Act,en      vigor desde el 18 de agosto de 1990), a raíz del siniestro del EXXON      VALDEZ, el 24 de marzo de 1989 en Alaska, con derrame de 37.000 toneladas      y que ocupa el número 35 en cuanto a volumen desde 1967. De este modo, se      podían haber adoptado en tiempo y forma las medidas necesarias de      prevención, mitigación y control de derrames.
  • Los informes de investigación de las causas de      los accidentes y de los derrames deben hacerse públicos, hay que      implementar las lecciones aprendidas y tomar las iniciativas necesarias      para prevenir y reducir los accidentes y los derrames de hidrocarburos.
  • Es necesario que exista una mayor transparencia      en los datos de derrames ya que la mayoría de las bases de datos son      privadas y confidenciales y no disponibles para el acceso libre de      investigadores y del público en general.

 

Buscador

Introduzca los términos de búsqueda