Volver al listado de noticias

LA CNT EN EL PUERTO DE BARCELONA: AMENAZAS Y REGRESO AL PASADO

  • Puertos
  • Empresas marítimas
  • Comunidad portuaria

NAUCHERglobal, Juan Zamora 06/02/2018

La Confederación Nacional del Trabajo (CNT), sección Barcelona, ha publicado en su página en red un “comunicado ante el despido de tres amarradores en el puerto de Barcelona”, titulado “[Barcelona] CNT convoca huelga de amarradores”, en el que atribuye a la empresa Mooring la pretensión de “ganar una baza que le permita influir en las negociaciones colectivas y de paso ejemplarizar a la plantilla”. El comunicado de la CNT desvela lo que en el fondo y a su juicio pretende la empresa al despedir a tres miembros de la Confederación Nacional: “no se permite la defensa firme de los derechos de los trabajadores”. ¿Defiende la CNT a los trabajadores? ¿En serio?

A esa conclusión opone la Confederación más que centenaria la estrategia sindical que, como es bien sabido, tan mal resultado le dio a los cenetistas, y de rebote a los trabajadores, entre 1920 y 1939: “Recogemos el guante”. El final del comunicado se apoya en la palabrería arrebatada y huera de quienes carecen de razones: “Ante todo, DIGNIDAD. Pronto sabrán que no somos mercancía”; y en la amenaza pendenciera, de matón guerracivilista, dirigida al empresario: “has de saber que la CNT no se amedrenta ante la MAFIA portuaria. Primer aviso”. ¿Cuál será el segundo?

El despido de tres trabajadores, según la empresa, se funda en la negativa de éstos a realizar un trabajo habitual, que el resto de la plantilla acomete sin problemas. Un despido disciplinario que los afectados, faltaría más, pueden recurrir ante la jurisdicción laboral. La misma que cuando no resuelve de acuerdo con sus pretensiones es acusada por la Confederación Nacional de estar vendida al "CAPÌTAL" y a la empresa y cosas así, muy de mamporrero estilo siglo pasado.

La Confederación Nacional, cuya lamentable historia han olvidado, incita a otros colectivos portuarios a adherirse a la huelga que han convocado porque “la CNT no se amedrenta ante la MAFIA [con mayúsculas, que quede claro] portuaria”. Añaden, imposible saber por qué, la seguridad como acompañante del llamamiento a la huelga. Todo vale para engañar. Lo lógico sería preguntarles quienes componen la mafia portuaria, cuáles son sus delitos, y que pinta la seguridad portuaria en una huelga ideológica, y entonces darles la espalda, pero probablemente asistamos al espectáculo que ya conocemos: una minoría de exaltados -la CNT no tiene representación en el Comité de Empresa de Mooring- especialistas en destruir e incapaces de dialogar, acostumbrados a la amenaza y a lanzar palabras arrogantes para intoxicar la inteligencia, acabarán por arrastrar a otros trabajadores. Es una vieja historia. Una tristísima historia.

Buscador

Introduzca los términos de búsqueda