Volver al listado de noticias

“LA AUTORIDAD ADUANERA ESPAÑOLA HACE PELIGRAR EL NEGOCIO ADUANERO EN NUESTRO PAÍS"

  • Tribuna

NAUCHERglobal, Tribuna 05/11/2018

El pasado martes 30 de octubre se reunió el Comité Ejecutivo de Ateia Madrid para analizar, con carácter de urgencia, las modificaciones de la actividad aduanera que contiene el Anteproyecto de Ley de Medidas de Prevención y Lucha Contra el Fraude Fiscal, sometido a trámite de información pública el 23 de octubre.

Lamentablemente para los miembros del Comité Ejecutivo el documento es un atropello y una auténtica sorpresa negativa para el sector, al recoger una serie de modificaciones normativas referidas a la actividad aduanera con un alcance empresarial enormemente perjudicial e insólito para el comercio exterior de nuestro país, dificultando el ejercicio pacífico de los servicios aduaneros que prestan los Transitarios, en su calidad de Representantes Aduaneros, por el alto riesgo e importante incremento de costes económicos que se pretenden establecer por parte del Departamento de Aduanas e II.EE. (AEAT) al hacerles responsables solidarios de la deuda aduanera y tributaria de las operaciones de comercio exterior de sus clientes, cuando estos exportan o importan sus mercancías con origen/destino terceros países y encargan a los Transitarios se ocupen de gestionar las formalidades aduaneras en frontera de sus bienes ante la Aduana y demás Organismos Especiales de Inspección (Sanitarios y Soivre), por cuenta de los importadores y exportadores.

Del análisis y debate realizado por Ateia Madrid, se detallan a continuación las medidas más significativas que recoge el citado Anteproyecto de Ley y que afectan de forma directa a los transitarios e indirecta a los exportadores-importadores:

I) Incremento del mínimo de las sanciones actuales de 100 a 600 euros, por la presentación de documentos relacionados con las formalidades aduaneras y enviados de forma incompleta e inexacta cuando no determinen el nacimiento de una deuda aduanera. Y como ejemplo, señalar algunas de las infracciones que se cometen con cierta frecuencia por los Operadores ante el volumen tan elevado de Declaraciones Aduaneras (DUAs) que se presentan anualmente ante las Aduanas Españolas (más de 14 millones): errores en el peso de las mercancías; cambio de un número del contenedor o del contrato de transporte internacional, reseñar indebidamente la denominación del exportador-importador o el número de su domicilio, no su CIF que necesariamente debe estar correcto ya que de lo contrario el sistema informático de la Administración no permite enviar la Declaración Aduanera (DUA), etc.

Se pretende justificar el elevado incremento manifestando en la exposición de motivos del Anteproyecto que las actuales infracciones tributarias no tienen un carácter suficientemente disuasorio, olvidándose por completo del principio de proporcionalidad establecido en el Código Aduanero de la Unión (CAU), toda vez que los Representantes Aduaneros por el referido servicio de emisión y envío de DUAs, en el mejor de los casos facturan a sus clientes aproximadamente 75 euros.

II) Actualmente, los representantes aduaneros no son responsables de las deudas tributarias de sus clientes que se pongan de manifiesto por actuaciones practicadas fuera de los recintos aduaneros.

Por motivos obvios, es el importador el único responsable que se tiene que ocupar del pago de los impuestos a la Administración por la compra de sus mercancías en el exterior, y según lo establecido en el Anteproyecto, a instancias del Departamento de Aduanas e II.E, los Transitarios en su calidad de Representantes Aduaneros se convertirán en responsables, junto con los importadores y sujetos pasivos del impuesto, de las liquidaciones complementarias que puedan emitir las Aduanas en la fase de inspección posterior al despacho y nacionalización de las mercancías durante los tres años siguientes al despacho de las mercancías importadas. El alcance de la medida generará un riesgo empresarial y coste económico enorme, además del agravio comparativo con el nivel de responsabilidad exigido a otros profesionales que actúan mediante representación voluntaria de sus clientes ante la Agencia Tributaria, como abogados, asesores fiscales o gestores administrativos.

Por el contrario, a los representantes aduaneros en el ejercicio de su actividad mercantil y colaboradores de las Aduanas, se les equipara al mismo nivel de responsabilidad que a los Administradores de las personas jurídicas que hayan cesado en sus actividades y mantengan obligaciones tributarias pendientes de pago, o a los liquidadores de sociedades que no hubiesen realizado las gestiones necesarias para el integro cumplimiento de las obligaciones tributarias devengadas con anterioridad a dichas situaciones e imputables a los respectivos obligados tributarios. Cuando en realidad, los Representantes Aduaneros no deben ser responsables de la deuda tributaria de sus clientes, los importadores-exportadores, por corresponder solo a estos la obligación de pago de los impuestos que se generan por la compra de sus mercancías en terceros países.

III) El Anteproyecto contraviene lo establecido en el Reglamento (UE) 952/2013 por el que se establece el Código Aduanero de la Unión (CAU) al pretender regular en una normativa nacional el pago de la deuda aduanera de las importaciones, materia reservada a la Comisión de la Unión Europea por el propio Reglamento Comunitario.

IV) Y por último, señalar que esta normativa extingue una de las formas de intervenir ante las Aduanas por parte de los Representantes Aduaneros (RA) cuando actúan bajo la representación directa, es decir en nombre y por cuenta de los importadores, contemplada en el CAU y muy utilizada en nuestro país y en el resto de Estados de la UE desde el año 1994 bajo el Reglamento (CEE) 2913/1992, referida a la constitución de la garantía de despacho por parte de los RA ante la Aduana al determinar el Anteproyecto de Ley que la responsabilidad del Representante Aduanero tendrá carácter solidario en estos supuestos y quedara obligado al pago de la deuda aduanera y tributaria de las declaraciones de sus clientes, los importadores.

Por los grandes perjuicios que se generarán al comercio internacional legítimo de nuestro país y en particular a los Transitarios e Importadores-Exportadores con las medidas contempladas en el citado Anteproyecto de Ley, esperamos que el mismo no se tramite en el sentido expuesto y confiamos en la mesura, criterio y prudencia de los Grupos Parlamentarios en el Congreso de los Diputados para dejar sin efecto las propuestas señaladas de la Dirección General de Tributos y del Departamento de Aduanas e Impuestos Especiales.

 

Cesáreo Fernández Crespo

Secretario  de Ateia Madrid

Buscador

Introduzca los términos de búsqueda