Volver al listado de noticias

ITF REABRE EL DEBATE SOBRE LOS PERJUICIOS SOCIALES DE LAS BANDERAS DE CONVENIENCIA

  • Gente del mar
  • Navieras
  • Internacional
  • Empresas marítimas

NAUCHERglobal, Juan Zamora 09/04/2016

Era inevitable que saltara a la actualidad publicada la estrecha relación existente entre las escandalosas revelaciones de los llamados “papeles de Panamá” y las banderas de conveniencia. Los paraísos fiscales existen, en primer lugar, para que en ellos pueda lavarse, blanquearse -es decir, legalizarse- el dinero obtenido mediante actos delictivos; también justifican su existencia por la “necesidad” o conveniencia del capital de pagar los menos impuestos posibles.

Las banderas de conveniencia (Flags of Convenience, FOC), a las que los corruptores del lenguaje llaman “registros abiertos”, existen para satisfacer los mismos fines que los paraísos fiscales, con quienes comparten la identidad en la mayoría de los casos. Panamá, recordémoslo, es la bandera de conveniencia más antigua y más exitosa, con una flota mercante que ocupa el primer lugar del ránking, a enorme distancia del segundo clasificado, otra bandera de conveniencia, Liberia (o las Islas Marshall). Las banderas de conveniencia amparan sin escrúpulos cualquier tipo de buque, permiten la contratación de tripulantes en condiciones más que penosas, ofrecen servicios financieros opacos y dispuestos a lo que sea menester de acuerdo con las necesidades del cliente, y cobran por ello tasas muy razonables, a veces de saldo. Como, además, son paraísos fiscales, no hay problema con los impuestos, inexistentes o muy apañados. Legal todo ello, por supuesto. La libertad de capital como principio inviolable e ilimitado.

Quien ha irrumpido en la actualidad publicada para vincular, al hilo de los “papeles de Panamá”, los paraísos fiscales y las banderas de conveniencia ha sido la Federación Internacional de Trabajadores del Transporte (International Transport Workers Federation, ITF), que en una nota pública (anexa en formato Word) muestra su satisfacción por el debate reabierto por la filtración de los archivos del principal despacho de abogados encargado de arreglar los papeles para evadir impuestos, blanquear capitales o facilitar la financiación de cualquier otra actividad delictiva, incluido el terrorismo internacional.  

La nota de ITF recuerda la campaña que iniciaron en 1948 contra las FOC, cuya existencia “pagan los tripulantes con salarios bajos y pobres condiciones de trabajo”; invoca la necesidad de aplicar con un mínimo rigor la norma que exige un “vínculo genuino y auténtico entre la nacionalidad del armador y la bandera de los buques”; y se congratula de que haya vuelto a la opinión pública el debate sobre los privilegios del capital y el daño que dichos privilegios causan a la sociedad

Buscador

Introduzca los términos de búsqueda