Volver al listado de noticias

INMIGRACIÓN ILEGAL Y PIRATERÍA

  • Gente del mar
  • Pirateria
  • Salvamento Marítimo
  • Entorno marítimo

NAUCHERglobal, Ricardo Enebros 13/08/2014

El buen tiempo, el calor y todo eso, están propiciando la masiva llegada de inmigrantes ilegales a las costas del sur de España. Vienen en precarias embarcaciones neumáticas, arracimados en botes rescatados del desguace, y últimamente se han visto, incluso, algunas motos de agua. No se sabe cuántos consiguen burlar el control ni cuántos se quedan en el mar para siempre. Sólo sabemos que en los últimos días han llegado a las costas del estrecho de Gibraltar y del mar de Alborán cientos de africanos escoltados por lanchas de Sasemar o de la Guardia Civil.

La brutal diferencia de nivel de vida entre Accra y Málaga, o entre Lagos y Sevilla explica la obsesión que posee a muchos ghaneses y nigerianos, entre otros, para alcanzar lo que ellos creen, no sin razón, el paraíso. No quiero decir que esto nuestro sea el paraíso, sino que para la vida miserable y peligrosa que ellos viven, España y Europa suponen una vida segura y regalada.

Los fenómenos migratorios y los diferentes modos de controlarlo no forman parte del contenido de NAUCHERglobal, un periódico especializado en la información marítima y portuaria. Pero la seguridad marítima y el salvamento en la mar si están en nuestro ADN.

Durante años, hace ya tiempo, Ministerios y organismos públicos estuvieron discutiendo si los africanos que cruzan el Estrecho o el mar de Alborán con peligro cierto de perder la vida en el intento constituía un problema de seguridad marítima o un problema de orden público; si era trabajo para la Guardia Civil, encargada del control de las fronteras maritimas, o entraba dentro de la misión encomendada a Sasemar. Era un debate muy curioso. ¿Galgos o podencos? ¿Inmigrantes ilegales o potenciales náufragos que había que ayudar? Huelga que les explique que en el debate se cruzaban  argumentos, por llamarles de alguna manera, sostenidos exclusivamente en intereses personales y corporativos, lo que resultaba bastante repugnante si pensábamos en los muchos cadáveres que había que recoger en la mar.

Buena parte de la solución la aportaron los propios inmigrantes cuando cayeron en la cuenta de que si llamaban a Salvamento Marítimo en medio de la travesía tenían garantizado llegar al paraíso, recibir asistencia médica inmediata, comida, ropa, abrigo y la satisfacción inmensa de haberlo logrado.  Si después eran expulsados, estaba por ver, pensaban. La Guardia Civil, cuya organización, eficiencia y valor no hace falta resaltar, no trataba con la misma amabilidad a los desesperados.

A nadie se le escapa la profunda relación existente entre la creciente piratería marítima de las costas occidentales de África, del golfo de Guinea en especial, y la terrible carrera a vida o muerte para llegar al norte de Marruecos, primero, y después dar el salto a la rica Europa. Son dos formas de superar el horror cotidiano de la vida en cualquiera de aquellos países. O de intentarlo. Compartir la vida estupenda de los europeos o arrebatarles el dinero para comprarla. Hacer algo, en definitiva, para huir de una existencia permanentemente amenazada, porque como dicen por aquí más cornás da el hambre. En ambas, si embargo, quienes ganan siempre son las bandas de canallas y delincuentes que empujan a unos y a otros y les cobran cantidades obscenas de dinero por facilitarles la aventura.

Buscador

Introduzca los términos de búsqueda