Volver al listado de noticias

FRANCIA BUSCA FÓRMULAS PARA RELANZAR SUS PUERTOS Y PREPARA UNA NUEVA ESTRATEGIA MARÍTIMA

  • Puertos
  • Última hora
  • Internacional

NAUCHERglobal, Xavier Fernández de Castro 24/11/2017

El primer ministro de Francia, Édouard Phillipe, tiene grandes planes para revitalizar el sistema portuario del país. El mandatario ha desvelado esta semana las líneas maestras para elaborar una nueva estrategia marítima que girará en torno a tres grandes ejes: complementariedad, competitividad y mejora de la fluidez. “No me acostumbro a que Amberes capte una parte importante de los tráficos franceses”, dijo Phillipe durante un congreso de economía marítima.

El Gobierno de Macron considera que la estrategia portuaria para los próximos años debe cimentarse en una reforma de la gobernanza de los enclaves. De esta forma, la idea es que los tres grandes puertos franceses, Le Havre, Marsella y Dunkerque, que tienen “un interés claramente europeo e internacional”, se mantengan bajo tutela estatal mientras que el resto de grandes puertos pasarían a gestionarse a nivel regional, aunque siempre en coordinación con el resto de administraciones.

Con este punto de partida, luego se analizará caso por caso para diseñar el plan más adecuado. Phillipe tiene muchas esperanzas puestas en Le Havre, por ejemplo, “el primer puerto de fachada Norte”. El primer ministro entiende que los puertos de Le Havre, Rouen y París forman parte de una continuidad que va “desde el dique Sur hasta el Pont-Neuf de París”, por lo que considera que su gobernanza debe estar mucho más coordinada que ahora y que la Agrupación de Interés Económico (GIE, en sus siglas francesas) “ha alcanzado sus límites”.

Por su parte, el puerto de Marsella debe “articularse mejor con el resto de puertos de la fachada Mediterránea” y “penetrar mucho más en su hinterland”, que discurre a lo largo del valle del Ródano. El tercer gran enclave del sistema portuario francés, Dunkerque, es el principal actor en el comercio a través del Canal de la Mancha y está en “competencia directa con los puertos belgas y holandeses”, por lo que debería convertirse en el puente de conexión con el Norte de Europa.

Otras líneas de trabajo están más orientadas a la competitividad de los puertos, que se impulsará a través de una fiscalidad más favorable respetando las normas de competencia de la Unión Europea y la simplificación de los trámites, que correrán a cargo del Ministerio de Transportes.

En lo que respecta a las conexiones con el hinterland de los puertos, tanto el ferrocarril como las vías fluviales serán los métodos elegidos para potenciar la multimodalidad de la cadena logística. Por ahora, el anuncio del Gobierno francés ha sido recibido con más críticas que elogios entre los profesionales y la industria marítima, por lo que es posible que en los próximos meses la estrategia del Ejecutivo se vaya afinando para incorporar demandas y sugerencias del sector.

Buscador

Introduzca los términos de búsqueda