Volver al listado de noticias

¡FELIZ CUMPLEAÑOS, ‘SANTA EULÀLIA’!

  • Gente del mar
  • Entorno marítimo

MIGUEL ACEYTUNO 04/06/2018

Blog: "El grumete de la cofa"

Recuerdo cuando mi abuelo cumplió cien años. ¡Menudo era! Alquiló un bar y nos invitó a toda la familia. No era para menos. Cien años, poca broma. Quiere decir que has vivido guerras, que has visto nacer y morir generaciones, cada una con su propia forma de hacer las cosas; que eres testigo de otros tiempos, mejores o peores que estos, quién sabe, pero donde también se amaba y cada día también era una aventura: dos guerras mundiales, una guerra civil, años de estraperlo o de llevar naranjas. Desde navegar de una forma que Colón hubiera comprendido hasta ver cómo basta con pulsar un botón para llegar a puerto. ¡Cien años!

El pailebote SANTA EULÀLIA cumple un siglo. En un mundo de obsolescencia programada, no solo para las máquinas, sino incluso también para la cultura, esto es una gran noticia. Gracias al Museu Marítim, tenemos la ocasión de que las futuras generaciones sepan cómo navegaban nuestros abuelos. No hablamos simplemente de una pieza polvorienta a admirar en una vitrina: Francisco Pacheco ordena soltar amarras e izar las velas, faena de brazos, exactamente como otro patrón ordenó cien años atrás.

Este sábado se ha celebrado el cumpleaños en el Museu Marítim. Roger Marcet, director del museo, ha pronunciado unas emotivas palabras anunciando que pasa al retiro, pero con el orgullo de ver terminadas las obras de restauración de las atarazanas y de que el SANTA EULÀLIA, que ha pasado sus últimos dieciocho años de vida al servicio de la institución y de todos los amantes de la mar, siga ahí: surcando las olas. El señor Marcet ha querido hacer hincapié en que ha sido un trabajo coral. No fue tarea sencilla su restauración hace ya veinte años, y no es poca faena. En el vestíbulo del Museu se ha inaugurado una exposición sobre este tema.

¿Y después? La banda de Pare Manyanet ofreció un concierto en los jardines del museo, y además, canapés y pastel de cumpleaños… no faltó nada. Pero lo mejor para mí es el sentimiento maravilloso de que cuando los más pequeños me pregunten cómo eran aquellos barcos de leyenda no tengan que confiar en la imaginación, sino simplemente llevarlos al Moll de la Fusta. ¡Feliz cumpleaños, SANTA EULÀLIA, y que cumplas muchos más!

Buscador

Introduzca los términos de búsqueda