Volver al listado de noticias

FAC: ¿EL FIN DE UNA ERA?

  • Economia Marítima
  • Navieras
  • Entorno marítimo

NAUCHERglobal, Agustín Montori 11/12/2015

El FAC, “Forwarding Address Commission”, o Comisión sobre el flete es un pago tradicional que el armador realiza a aquel que le aporta la carga a bordo. Antiguamente esta comisión sobre el flete se le pagaba en España al agente de aduanas. Pero desde la aparición del transitario y su progresivo posicionamiento en la gestión del transporte marítimo, se convirtió en un ingreso muy importante para éstos.

El FAC, en puridad, sería el ingreso principal del transitario (freight forwarder): la comisión que recibe del armador sobre el importe del flete contratado en nombre de su cliente. Esta comisión ha tenido importes entre el 2,5% y el 5%. Conviene señalar aquí que el transitario efectúa el pago del flete al armador y lo recupera posteriormente de su cliente en periodos no menores de treinta días en la mayoría de los casos.

Y súbitamente, a día de hoy son varios los armadores que anuncian la supresión del FAC. Así lo ha hecho recientemente Hapag Lloyd al informar que a partir del 1 de enero de 2016, cancela el pago de FACs en países como Rumania, Serbia y Ucrania entre otros del Este de Europa. MSC no paga FAC en el Reino Unido hace ya algún tiempo.

Y ya conocemos el refrán español: “Cuando las barbas del vecino veas cortar…”

Y es que parece que siguen pintado bastos para los armadores. Aunque suben los fletes en algún tráfico, en general no hay un buen color para las cuentas de resultados de los armadores. Ahora bien; que paguen los transitarios, no nos parece una solución acertada. Por dos razones principales: los transitarios somos colaboradores principales de los armadores, aportamos la carga de nuestros clientes, facilitamos la gestión de los embarques y además pagamos los fletes en nombre de nuestros clientes. Además, el importe de las FAC en las cuentas de resultados de los armadores no tiene una entidad suficiente como para que resulte necesario el tomar esa medida encrespando los ánimos de los transitarios. Sin embargo, para los pequeños transitarios, el importe de las FAC puede hacer tambalear las cuentas de un ejercicio.

De modo que desde Feteia, seremos beligerantes en este asunto.

                                                          

Buscador

Introduzca los términos de búsqueda