Volver al listado de noticias

ESTUPOR EN TARRAGONA ANTE EL ANUNCIO DE UNA POSIBLE DESCARGA DE RESIDUOS QUÍMICOS TRATADOS

  • Administración marítima
  • Puertos
  • Entorno marítimo

NAUCHERglobal, Daniel Molero 09/01/2014

La Autoridad Portuaria de Tarragona ha mostrado su sorpresa en un breve comunicado de prensa por la noticia que han publicado los compañeros de "El Periódico de Catalunya" sobre la petición del Gobierno de los Estados Unidos para utilizar las instalaciones catalanas como puerto de desembarco y almacenaje de residuos químicas -ya tratados- provenientes del arsenal de las fuerzas armadas de Siria.

Pese a la negativa inicial del ejecutivo de Mariano Rajoy -según "El Periódico", previo consejo del Departamento de Seguridad Nacional, vinculado al gabinete de Presidencia- llama la atención que ningún portavoz o funcionario del Gobierno se haya puesto en contacto con las autoridades marítimas y portuarias tarraconenses para hacerles llegar esta proposición de Barack Obama.

Se trataría, según estas fuentes, de un cargamento de 15 toneladas de gas sarín y gas mostaza, destruidos en alta mar con tecnología de hidrólisis por el buque de la armada norteamericana M/V CAPE RAY (en la imagen), por mandato de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPCW, en sus siglas en inglés), con sede en Suiza.

Los residuos tratados se deberían trasladar "a otro buque para que lo lleve a un puerto, donde sean tratados como residuos sólidos urbanos o químicos normales", algo para lo que se habría ofrecido una empresa de Tarragona, según habrían indicado fuentes diplomáticas a la Agencia Europa Press.

Según estas mismas fuentes, los Gobiernos de Francia e Italia también habrían rechazado albergar estos residuos. Sin embargo, la negativa del ejecutivo del Partido Popular no parece definitiva y estaría a expensas de la reunión bilateral que deben mantener Rajoy y Obama la próxima semana y en la que se pretende que el Gobierno federal de los Estados Unidos dé su visto bueno a los planes de recuperación económica de España.

En cualquier caso, suena a falta de delicadeza o incluso dejadez que nadie del Gobierno se haya puesto en contacto con los responsables del puerto o con el propio ayuntamiento de la ciudad (según "El Periódico") para, como mínimo, ponerles al corriente de la situación, tanto si se llega a un acuerdo como si se rechaza finalmente la proposición de Obama.

Buscador

Introduzca los términos de búsqueda