Volver al listado de noticias

ESPIONAJE DE ALTURA AL PRESIDENTE DE LA AUTORIDAD PORTUARIA DE BALEARES

  • Puertos
  • Entorno marítimo
  • Comunidad portuaria

NAUCHERglobal, Ricardo Enebros 26/07/2018

El puerto de Palma de Mallorca tiene peculiaridades realmente asombrosas. Hace años, el director y el presidente de la Autoridad Portuaria se vieron envueltos en un caso de corrupción -en cualquier caso, de decisiones irregulares y contrarias a la ley- que acabó en los juzgados con condenas significativas. Ahora salta la noticia de que el actual presidente de la APBa, Joan Gual de Torrella, ha denunciado ante la policía el hallazgo de cámaras y micrófonos ocultos en su despacho.

El presidente de la Autoridad Portuaria de Baleares sospechaba hace tiempo que le seguían. Tuvo además indicios de que le espiaban. Autorizó entonces que la APBa contratara una empresa de detectives privados para realizar un barrido eléctrico a fondo del despacho del presidente. Los técnicos del Grupo Ges no tardaron en descubrir dos micro cámaras en el despacho de Joan Gual de Torrella, uno orientado a la estancia en general y otro enfocado hacia la mesa de reuniones. Además, en el falso techo del baño encontraron el grabador. Las cámaras miden dos centímetros, y el objetivo, que es lo único visible, no abulta más que una cabeza de alfiler; indetectable a simple vista.

Espionaje de alto nivel, nada de chapuzas de viudas celosas. Ahora la policía habrá de averiguar desde cuando era espiado el despacho del presidente y qué informaciones pudieron obtener los delincuentes. Y si fuera posible, investigar a quién y cómo podían aprovechar esas informaciones.

Dada la profesionalidad del espionaje, todo conduce a pensar en grupos de presión empresarial con intereses pendientes de las decisiones de la Autoridad Portuaria. Mal asunto.

NOTICIA RELACIONADA

Corrupción por sistema: el caso paradigmático de la Autoridad Portuaria de Baleares

Buscador

Introduzca los términos de búsqueda