Volver al listado de noticias

ESPAÑA PARTICIPA EN EL ESTUDIO DE LA NORMATIVA INTERNACIONAL RELACIONADA CON LOS BUQUES AUTÓNOMOS

  • Gente del mar
  • Seguridad marítima
  • Derecho marítimo
  • Medio Ambiente Marino
  • Formación marítima y náutica
  • Administración marítima
  • Entorno marítimo
  • Pesca

NAUCHERglobal, Redacción 11/02/2019

En Junio de 2017, la Organización Marítima Internacional decidió incluir en su agenda la cuestión de los buques autónomos de superficie (MASS), en forma de estudio exploratorio sobre la reglamentación a fin de determinar la forma de introducir en los instrumentos existentes de la OMI la operación de los MASS en condiciones de seguridad, protección y prevención de la contaminación del medio ambiente marino.

Desde esa fecha, el Comité de Seguridad Marítima (MSC), como órgano técnico de la Organización, ha venido avanzando en su labor de establecer un marco de trabajo para el estudio de la reglamentación, que incluye la definición preliminar de los MASS y los grados de autonomía así como la metodología para el estudio y el plan de trabajo. El proceso de evaluar los instrumentos de la OMI para ver cómo podrían ser aplicados a buques con varios grados de autonomía avanzó durante el histórico 100º periodo de sesiones del MSC celebrado el pasado mes de diciembre.

Una de las partes fundamentales del estudio exploratorio consiste en examinar los instrumentos que guardan relación con la labor del Comité de Seguridad Marítima y que incluye todos aquellos que tratan la protección (Convenio SOLAS), el Reglamento de abordajes (COLREG), carga y estabilidad (Convenio sobre las líneas de carga), formación de gente de mar y pescadores (Convenio de formación, Convenio de formación para pescadores), búsqueda y salvamento (Convenio SAR), arqueo de los buques  (Convenio de arqueo), seguridad de los contenedores (Convenio CSC) y los instrumentos para buques de pasaje en tráficos especiales (Acuerdo sobre buques de pasaje que prestan servicios especiales y Protocolo sobre espacios habitables en buques de pasaje que prestan servicios especiales).

Para que durante la primera mitad de 2019 se pueda acometer dicha labor, la OMI ha recabado el apoyo de los Estados Miembros y organizaciones internacionales interesadas para dirigir y apoyar el examen inicial de dichos instrumentos.

Uno de los objetivos de la política marítima internacional establecidos por la Dirección General de la Marina Mercante, a través de la Representación Permanente de España ante la OMI, consiste en contribuir al desarrollo de la integración de las nuevas y avanzadas tecnologías en el marco reglamentario actual. En ese sentido, y dentro de los principios estratégicos fijados por la OMI, se enmarca la labor del Comité de Seguridad Marítima en relación con los MASS.

La rapidez de las innovaciones tecnológicas relativa a la introducción de la explotación comercial de los buques en la modalidad sin dotación o autónoma, ponen de manifiesto la necesidad de equilibrar las ventajas que se derivan de las tecnologías nuevas y avanzadas frente a las preocupaciones en materia de seguridad y protección, sus repercusiones para el medio ambiente y la facilitación del comercio internacional, los costos posibles para el sector, y por último, sus repercusiones para el personal, tanto a bordo como en tierra.

La Dirección General de Marina Mercante decidió colaborar activamente con la OMI y alrededor de 15 Estados Miembros que representan a las principales potencias marítimas mundiales entre los que destacan China, Japón, Singapur, Islas Marshall, Estados Unidos, Federación de Rusia, República de Corea, Francia, Suecia o Países Bajos. A tal fin se ha creado un grupo de expertos multidisciplinar pertenecientes a la DGMM, la Sociedad de Salvamento y Seguridad Marítima y la Secretaria General de Pesca para acometer el análisis del marco reglamentario actual de sus competencias en relación a las operaciones de los MASS. Ese grupo está coordinado por la Representación de España ante la OMI.

Está previsto que España dirija, junto a Francia y con el apoyo de Turquía, el examen inicial del Convenio SAR, instrumento de especial relevancia para un país como España con 8000 kilómetros de costa y una zona asignada de responsabilidad SAR de 1,5 millones de kilómetros cuadrados, tres veces el tamaño de nuestro territorio nacional.

Junto a China, Estados Unidos, Japón y Singapur, España apoyará la labor de dirección de las Islas Marshall a la hora de examinar el COLREG. La posición estratégica que España ofrece en la comunicación marítima entre continentes y mares, justifica la participación de España en el análisis de la incidencia de los buques autónomos en un aspecto clave para la seguridad del tráfico marítimo como es la reglamentación para prevenir los abordajes.

La Federación de Rusia, Japón, Nueva Zelanda, República de Corea y España, asistirán a los Estados Unidos a analizar el impacto de los buques autónomos en el actual convenio de formación y guardia para la gente de mar.  El importante número de centros universitarios y de formación profesional donde se imparten los estudios de náutica en España, así como la existencia de un centro altamente especializado en la formación de la gente de mar como es el Centro Jovellanos, perteneciente a Salvamento Marítimo, motiva la colaboración española para definir el rol del factor humano en un nuevo modelo de navegación.

Por último, España y Nueva Zelanda apoyarán la labor de dirección de Japón al estudiar otro instrumento de gran relevancia para los intereses marítimos españoles como es el convenio de formación para pescadores. España está siendo especialmente activa, a nivel internacional, para abordar las futuras enmiendas a dicho Convenio. La reciente adhesión al Acuerdo de Capetown, de 2012, demuestra el interés de España en el establecimiento de estándares internacionales de seguridad para los buques pesqueros.

Los trabajos de los distintos grupos de expertos ya han comenzado a dar sus frutos. Al examen inicial de los instrumentos de la OMI que efectuarán los respectivos grupos de expertos, les seguirá una etapa de observaciones por parte del resto de miembros de la OMI. Un grupo de trabajo ad hoc, formado en el marco del MSC, evaluará los resultados de esta primera etapa. Se prevé que este grupo se reúna del 2 al 6 de septiembre de 2019 al objeto de determinar si es posible pasar a la segunda etapa, en la que se analizarán y determinarán si las operaciones de los MASS requieren de equivalencias o enmiendas a los instrumentos existentes o la elaboración de nuevas normas.

 

Buscador

Introduzca los términos de búsqueda