Volver al listado de noticias

EL VERTIDO DE HIDROCARBUROS EN MALLORCA ES AHORA LA PRIORIDAD PARA EL GOBIERNO

  • Seguridad marítima
  • Medio Ambiente Marino
  • Navieras

NAUCHERglobal, Daniel Molero 29/04/2015

¿Dejar hundirse al SORRENTO en un área de alto valor marino-ambiental o remolcarlo a puerto cercano? Estas son las preguntas que se hacen los responsables del Ministerio de Fomento, con la Dirección General de la Marina Mercante y Salvamento Marítimo al frente de la situación.

Son muchas las voces que reclaman la segunda opción. Desde la organización Greenpeace, por ejemplo, tras alegrarse por la operación de salvamento de pasajeros y tripulación, y por la activación del Plan Cambal por peligro de contaminación por vertido, opinan que la prioridad ahora es evitar el hundimiento del buque y que sea trasladado con urgencia a un puerto seguro. Para ello, "pedimos que se manden la mayor parte de efectivos anti-incendios para intentar sofocar el incendio e iniciar la maniobra de remolque desde cubierta y poder trasladarlo a puerto", han expresado en un comunicado.

La importancia del accidente hizo que ayer mismo la ministra de Fomento, Ana Pastor, se desplazara al archipiélago para hacer un seguimiento in situ de la operativa. Aunque, a cierre de estas líneas, no se había realizado ningún comunicado oficial por parte del Gobierno español, diversas fuentes consultadas creen que el fuego podría ser controlado en breve.

Por otro lado, todavía sin confirmación oficial, algunos medios locales apuntan a que el incendio podría haber sido provocado por un cortocircuito y que podría portar en el interior de sus tanques hasta 750 toneladas de combustible. Cabe recordar, en cualquier caso, que el buque se encuentra a unas 17 millas al Sur del puerto de Andratx, en Mallorca.

El Ro-Ro SORRENTO, fletado por Acciona Trasmediterranea y que es propiedad del armador italiano Atlantica CSPA di Navigazione, pertenecía hasta hace poco más de un año a la flota de Grimaldi (leer información relacionada). Abanderado en Italia, cuenta con una eslora de 186,35 metros, una manga de 25,6 metros y fue construido en el año 2003. Entre sus características fundamentales, tiene capacidad para un millar de pasajeros y 2.300 metros lineales diarios de carga en sus bodegas (unos 150 vehículos).

En todo caso, la investigación del incendio también debe centrarse en los sistemas de extinción del propio buque. Todos los ferries de estas características cuentan en sus bodegas con sensores de control anti-incendios, válvulas y sistemas automatizados de sprinkles (o rociadores) de espumógeno y agua y, algunas fuentes consultadas, apuntan a una posible disfunción de estos sistemas que haya hecho que, en la zona de babor del barco, se haya provocado una situación insalvable.

Buscador

Introduzca los términos de búsqueda