Volver al listado de noticias

EL SINIESTRO DEL ‘SORRENTO’ NAVEGA HACIA UN DISCRETO FINAL

  • Seguridad marítima
  • Salvamento Marítimo
  • Administración marítima
  • Navieras

NAUCHERglobal, Juan Zamora 04/05/2015

Meter en el mismo saco accidentes marítimos de muy distinta naturaleza, con la pretensión de comparar las actuaciones de las empresas de salvamento y de las Administraciones públicas, puede llevarnos a conclusiones erróneas que enturbien aún más la comprensión de los siniestros marítimos y de su gestión profesional. Pretender que el alejamiento que en su día impusieron al petrolero PRESTIGE tiene algo que ver con la gestión del incendio del buque factoría OLEG NAYDENOV es a mi juicio ignorar la muy distinta realidad de ambos siniestros.

El incendio del OLEG NAYDENOV presentaba un riesgo para las personas que hacía más que razonable la opción de sacarlo de puerto. En cuanto a los medios para atacar el incendio empleados por los bomberos en el puerto de Las Palmas, sólo cabe decir que, hasta disponer de información completa, hemos de quedarnos con el hecho de que se empleó agua y que ésta contribuyó al posterior naufragio del buque.

¿Había espumógeno disponible en el puerto de Las Palmas cuando se declaró el incendio?   ¿Hubo tiempo de buscarlo y transportarlo hasta el muelle? En todo caso, insisto, las decisiones de las autoridades marítimas, en el margen de sus competencias, fueron impecables y acertadas.

Hablemos del SORRENTO, un incendio en alta mar de un ferry, con evidentes analogías con el incendio del NORMAN ATLANTIC, pues en ambos sucesos el inicio del fuego tuvo lugar en uno de los vehículos transportados en una cubierta con grandes aberturas, lo que facilitaba la alimentación y extensión del incendio.

La gestión por parte de las autoridades marítimas, Capitanía de Palma y Dirección General de la Marina Mercante, del accidente del SORRENTO ha sido elogiada en buena parte como contrapunto a la gestión del incendio del OLEG NAYDENOV. Grave error, pues ambos accidentes son diferentes y las respectivas gestiones han sido atinadas.

En el caso del SORRENTO, como en el del factoría ruso, el salvamento de las personas se desarrolló con pleno éxito. Y a partir de ahí, ambos accidentes difieren en mucho. El SORRENTO cuenta con un armador reconocido, grupo Grimaldi, que contrató de inmediato una de las mejores compañías de salvamento, Svitzer, para gestionar el accidente. El capitán de salvamento que asignó Svitzer al caso fue el mismo, Johan Foch, que se ocupó, con éxito, de los buques varados en la playa de El Saler, BSL SUNRISE y CELIA, en septiembre de 2012, un profesional experto en planes de salvamento.

La Capitanía Marítima de Palma ya había decidido no utilizar agua para sofocar el incendio y había hecho acopio de unos 10.000 litros de espumógeno procedentes en buena parte de empresas e instituciones mallorquinas. Los planes de Svitzer, revisados y aprobados por las autoridades marítimas, contemplaban el enfriamiento del casco con agua, sin que esta penetrara en el buque.

Finalmente, el espumógeno no fue utilizado pues el incendio se consumió por sí mismo dejando las planchas y el casco del buque a temperaturas que superaban los 500º C.

El SORRENTO ha permanecido a unas 12 millas de la isla Dragonera enfriando y ventilando, pues aún quedan pequeños focos de ignición en algunos contenedores que transportan productos orgánicos. Cuando sea posible acceder a bordo sin problemas se procederá a su remolque al puerto de Sagunto para ser descargado y, dados los daños sufridos, llevado a desguace.

Final feliz que no fue posible en el siniestro del OLEG NAYDENOV. En ambos casos, sin embargo, la investigación en marcha por parte de la Ciaim (y de su homólogo italiano en el caso del SORRENTO), habrá de explicarnos la causa del incendio, el uso por la tripulación de los medios contraincendios del buque y los pormenores de la gestión de ambos sucesos. Ese análisis deberá indicarnos qué cosas funcionaron bien y cuales funcionaron de forma deficiente. Y de paso, confiemos, nos recomendará qué reglas y qué procedimientos hemos de cambiar o promulgar para que no se produzcan nuevos accidentes similares. No estaría mal que tuvieran el coraje de abogar por la instauración en nuestro país de la figura del Sosrep o similar, de modo que no tengamos que asistir en el futuro al penoso espectáculo protagonizado por los políticos de Fomento, dispuestos, en el accidente del OLEG NAYDENOV, a hacer el ridículo y gastar inútilmente el dinero público cueste lo que cueste.

Y una nueva reiteración. Aplaudamos el hecho de que ambas dotaciones, la del factoría ruso y la del SORRENTO, han sido respetadas y no han sido utilizadas como cabeza de turco para aplacar la indignación por el daño que pueden provocar los accidentes marítimos.

 

NOTICIAS RELACIONADAS

Los varados de El Saler

Nunca Mais o Semper Idem

OLEG NAYDENOV: nos iría bien un poco de cordura y seriedad

Buscador

Introduzca los términos de búsqueda