Volver al listado de noticias

EL GRUPO RENAULT Y NEOLINE SE ASOCIAN PARA REDUCIR LA HUELLA DE CARBONO

  • Tecnología
  • Economia Marítima
  • Internacional
  • Empresas marítimas

NAUCHERglobal, Redacción 03/12/2018

El Grupo Renault se convierte en socio de la startup Neoline, diseñadora de buques mercantes, para probar una nueva solución de transporte marítimo con la construcción de dos cargueros a propulsión eólica y reducir, con ello, la huella de carbono en su cadena de suministro en un 25% hasta el año 2022.

Renault ha rubricado recientemente el contrato, de tres años de duración con Neoline, con sede en Nantes, para desarrollar un servicio de transporte marítimo sostenible gracias a la propulsión eólica. La alianza contribuirá a la mejora de la gestión del impacto medioambiental en su cadena de suministro. Cebe destacar que el grupo automovilístico galo mueve cerca del 60% de piezas y vehículos a través de la vía marítima.

El director de estrategia y medio ambiente de Renault, Jean-Philippe Hermine, mostró su interés en Neoline ya que “la ambición del Grupo Renault es reducir la huella ambiental de cada vehículo a lo largo de su ciclo de vida, desde el transporte de las piezas de fabricación hasta la entrega y el tratamiento al final de su vida útil. Como parte de nuestro compromiso de explorar nuevas soluciones de movilidad sostenible y apoyar la reducción de nuestra huella de carbono, la solución diseñada por Neoline, que combina sobriedad energética y relevancia operacional, ha llamado fuertemente nuestra atención”.

Por su parte, el director de la programación industrial del grupo, Jean-François Salles, añadió que “la asociación con Neoline forma parte del compromiso para reducir la huella de carbono en un 6% entre los años 2016 y 2022. Durante cerca de 10 años hemos estado trabajando para identificar soluciones respetuosas con el medio ambiente tales como la optimización de la distribución de las mercancías en contenedores y camiones, el diseño ecológico de nuestros contenedores o la utilización de la multimodalidad. También estamos desarrollando otras iniciativas como el transporte a gas entre proveedores de piezas y centros de producción, la evaluación del impacto medioambiental de los transportistas, la modernización de las flotas de camiones, o la optimización de nuestros flujos para reducir el número de kilómetros recorridos y eliminar los trayectos en vacío”.

El director general de Neoline, Jean Zanuttini, ha indicado por su parte que “estamos particularmente contentos de que Grupo Renault, en su afán por una movilidad accesible y sostenible, sea el primer socio que experimente las soluciones desarrolladas por Neoline. Nuestra empresa tiene la vocación, con sus socios, de constituirse en respuesta al desafío de la protección del medio ambiente mediante la innovación y permaneciendo, al mismo tiempo, en un entorno industrial competitivo”.

Construcción de dos cargueros de propulsión eólica

Para llevar una solución de transporte marítimo a los retos ambientales actuales, Neoline está desarrollando servicios industriales para un transporte marítimo limpio, sobredimensionado y competitivo, que se corresponde con las necesidades logísticas de los cargadores.

Un equipo de profesionales de la empresa, presentó el proyecto de Neoline con el diseño de un buque capaz de reducir las emisiones de CO2 hasta en un 90%, en comparación con un carguero tradicional y en un viaje equivalente. Para ello utilizan la  propulsión eólica, cuya energía reutilizan mediante un aerogenerador principal asociado a la sala de máquinas del buque, y la mejor optimización de la energía generada. El proyecto del buque cuenta con cuatro velas de 136 metros de puntal y 4.200 metros cuadrados de superficie, donde los ingenieros han combinado los resultados obtenidos en la navegación deportiva, para permitir un mejor rendimiento en el transporte marítimo de mercancías.

El propósito de Neoline, en su asociación con Renault pasa por construir dos buques propulsados por energía eólica, con el objetivo de que sean operativos entre los años 2020 y 2021, en un trayecto piloto que conectará el puerto francés de Saint Nazaire, la costa Este de Estados Unidos y el archipiélago de San Pedro y Miquelón, protectorado francés ubicado frente a las costas canadienses de Terranova.

Buscador

Introduzca los términos de búsqueda