Volver al listado de noticias

EL GOBIERNO CANARIO MANTIENE ACTIVADO EL PECMAR

  • Seguridad marítima
  • Medio Ambiente Marino
  • Administración marítima
  • Puertos
  • Entorno marítimo

NAUCHERglobal, Juan Zamora 03/09/2017

El viernes 1 de septiembre se reunió en Las Palmas un numeroso grupo de personas convocadas, al parecer, por la Dirección General de Seguridad y Emergencias del Gobierno de Canarias, “en el marco del PECMAR” (sic), que decidieron mantener activado el Plan Especial de Protección Civil por Contaminación Marina. Pudiera ser, como se lee en la nota oficial de la presidencia del Gobierno de Canarias, que la reunión encajara como Consejo Asesor del plan, aunque las dudas resultan inevitables porque en estos momentos no hay ningún suceso de contaminación marina que afecte a las aguas del archipiélago.

Lo que hay es un calentón de la soberbia de la consejera de Política Territorial, Sostenibilidad y Seguridad, Nieves Lady Barreto, irritada porque no le han informado de la emergencia del CHESHIRE como ella hubiera querido. ¡A ver quién manda aquí!, debió pensar la insigne consejera. 

La soberbia hace estragos en las personas y en este caso, como la señora Lady ejerce de ministra del Gobierno de Canarias nos cuesta esfuerzos y dinero público que no está previsto gastar en apaciguar las imperfecciones morales. A esta segunda reunión en el marco del PECMAR asistió el presidente del Gobierno autonómico, Fernando Clavijo. Y además: Antonio Morales, presidente del Cabildo de Gran Canaria; Pablo Rodríguez, vicepresidente del Gobierno de Canarias; Nieves Lady Barreto, consejera de Política Territorial, Sostenibilidad y Seguridad del Gobierno de Canarias; Marco Aurelio Pérez, alcalde de San Bartolomé de Tirajana; Blanca Pérez, viceconsejera de Medio Ambiente; el viceconsejero de Turismo, Cristóbal de la Rosa; Nazaret Díaz, directora general de Seguridad y Emergencias; el Subdirector de Protección Civil y Emergencias, Néstor Padrón, y Ana Batista, directora de la Agencia Canaria de Protección del Medio Natural, así como técnicos de la Dirección General de Seguridad y Emergencias, Salud Pública y Puertos Canarios.

Asistieron también “el capitán general de la Marina Mercante”, así llamado el capitán marítimo de Las Palmas en la nota de la presidencia del Gobierno de Canarias, Pedro Mederos, y el subdelegado del Gobierno en Las Palmas, Luis Molina, quienes informaron a los reunidos, en vivo y en directo, de lo sucedido al CHESHIRE.

Movilizar a tanto cargo público con chófer y secretaría no resulta moco de pavo. De modo que está previsto por las normas vigentes que esas reuniones se produzcan cuando haya una situación de emergencia real, no potencial, cuya importancia requiera de un esfuerzo común extraordinario. ¿Y cuál es esa emergencia, nos preguntamos? La respuesta es ninguna. El CHESHIRE se encuentra lejos del mar territorial, gestionando el problema que le sobrevino cuando el fertilizante que transportaba en las bodegas entró en un proceso de combustión interna que desprendía unos gases de suficiente toxicidad para la salud humana como para aconsejar la evacuación de la dotación del buque -a petición del capitán- y su razonable alejamiento de la costa mientras se procedía a enfriar el casco. El armador del granelero cumplió con su deber y contrató una empresa de salvamento norteamericana perfectamente capaz de resolver el problema. La Administración marítima, por su parte, tomó las decisiones y las medidas que consideró pertinentes para salvaguardar la vida humana -tripulantes y habitantes de Canarias- y proteger el medio ambiente marino de la eventual amenaza de un naufragio. En conjunto una gestión que hay que calificar de acertada y exitosa, técnicamente irreprochable.

Cuando a la señora Lady, consejera del Gobierno de Canarias, le da por ponerse de capricho y toma la disparatada decisión de activar el PECMAR, el granelero CHESHIRE lleva 18 días con la carga descomponiéndose en sus bodegas y en ese momento los trabajos de Resolve Maritime Group, supervisados en todo momento por las autoridades marítimas españolas, han conseguido solucionar el problema. El buque está sujeto por un remolcador de gran potencia, las temperaturas de las bodegas perfectamente controladas y ya se tiene un informe completo de los desperfectos que presenta el buque tras el suceso. De escasa importancia, hasta el punto de que el armador se plantea si llevar el buque a una terminal donde pueda descargar lo que queda de la carga, un puerto que no está en las Canarias. En esas condiciones, el acercamiento del buque a las costas canarias tenía como razón facilitar la labor de los salvadores y, en su caso, ahorrar esfuerzos para el embarque de los inspectores de la Capitanía Marítima de Las Palmas. Y es entonces cuando irrumpe la política con su cara más grotesca, la de quienes por ignorancia, estupidez, soberbia u otros defectos utilizan su poder en las instituciones para malbaratar el trabajo profesional de los técnicos. Y de paso morder el dinero público previsto para cubrir necesidades de la sociedad, no antojos de la soberbia, el orgullo o la vanidad de los políticos con mando.

Las autoridades marítimas mantuvieron informadas en todo momento de la emergencia del CHESHIRE a las instituciones y organismos que han de recibir esa información, según las normas aplicables. Que el Ministerio de Fomento o la Delegación del Gobierno en Canarias no remitieran esa información a otros organismos locales o autonómicos, o la remitieran de forma errónea, constituye un simple problema de relaciones y coordinación. Elemental.  Llamarle problema político sería ennoblecerlo. Que de esa falta, saque el Gobierno autonómico la astracanada de activar un plan de emergencias previsto para situaciones de contaminación masiva de las aguas próximas a Canarias supone un ejemplo de mala política y de las disfunciones que sufre el sistema de reparto de competencias.

Confío que no cunda el ejemplo y que no se activen los planes de emergencia cada vez que se acerque a nuestras costas un buque potencialmente peligroso, llámese CHESHIRE, SESTAO KNUTSEN o MATEOS I.

 

NOTICIA RELACIONADA

La política irrumpe y ensucia la buena gestión de la emergencia del CHESHIRE

Buscador

Introduzca los términos de búsqueda